Medicamentos, alcohol y conducción: cóctel letal


30-04-2018

Los farmacéuticos valencianos alertan de la peligrosidad de esta combinación aportando unas recomendaciones para evitar esta problemática, pues se estima que en España en torno a un 5% de los accidentes de tráfico están relacionados con los fármacos.

Cuando se acumulan varios días festivos, se puede caer en la tentación de tomar unas copas con los amigos y, con la primavera, muchas personas tratan sus síntomas de alergia con medicamentos específicos. Pero juntar ambas cosas y, además conducir, puede ser un cóctel mortal. Siempre debemos evitar combinar medicamentos ...

Cuando se acumulan varios días festivos, se puede caer en la tentación de tomar unas copas con los amigos y, con la primavera, muchas personas tratan sus síntomas de alergia con medicamentos específicos. Pero juntar ambas cosas y, además conducir, puede ser un cóctel mortal. Siempre debemos evitar combinar medicamentos y alcohol, pero además hay que hacer hincapié en la peligrosidad que conlleva el hacerlo si además vamos a coger el coche. Por esa razón, desde el MICOF, quieren alertar sobre esta nefasta mezcla de elementos.

"Muchos fármacos por sí solos ya constituyen un riesgo para la conducción", recuerdan los farmacéuticos, que continúan "los benzodiacepinas, como el lormetazepam o el alprazolam, por ejemplo, son los fármacos con mayor efecto negativo sobre la conducción, debido a que pueden producir somnolencia, una reducción de los reflejos o un aumento del tiempo de reacción, alteraciones oftalmológicas o auditivas, confusión, aturdimiento", etc.

Otros medicamentos que también pueden afectar a este nivel son los antihistamínicos H1, como la desloratadina o la doxilamina, los relajantes musculares o los antidepresivos tricíclicos, como la amitriptilina o la imipramina. No obstante, aclaran que la relación medicamentos-conducción "no siempre es negativa, dado que si estos se toman de forma correcta el objetivo de la mayoría de los medicamentos es controlar la patología, mejorando indirectamente la aptitud ante la conducción".

Se estima que en España en torno a un 5% de los accidentes de tráfico están relacionados con los medicamentos y, en la mayoría de los casos, es debido a que el paciente desconoce el riesgo potencial que algunos medicamentos pueden tener. 

Por ello, hay que conocer que en caso de que el medicamento afecte a la capacidad de conducción, en el envase aparecerá un pictograma característico. Además, si buscamos en el prospecto la

sección "Conducción y uso de máquinas", comprobaremos que en ella se indican las precauciones que se deben tomar al respecto.

Por otra parte, con respecto a los medicamentos que pueden interaccionar con el alcohol indican que la lista es "bastante amplia y va desde las benzodiacepinas y los antidepresivos tricíclicos ya mencionados hasta antipsicóticos como el haloperidol o la quetiapina. Y estas interacciones pueden derivar en un aumento de la toxicidad del medicamento". Por ejemplo, en el caso de los antipsicóticos, puede producirse una intensificación de los efectos depresores sobre el Sistema Nervioso Central, o en un incremento de la gravedad de las reacciones adversas.

Por tanto, los farmacéuticos valencianos alertan que especial cuidado "deben tener los pacientes diabéticos que están siendo tratados con Metformina o cualquier otra biguanida, ya que el consumo de cantidades considerables de alcohol en combinación con estos fármacos puede derivar en una hipoglucemia y/o acidosis láctica" por lo que inciden en que la mejor opción "es no tomar ni una gota de alcohol si  se está bajo medicación o se va a conducir, y si se tiene alguna duda sobre interacciones siempre hay que consultar al farmacéutico".

Al hilo de la prevención, en los últimos meses, las farmacias valencianas han venido realizando una campaña de educación sanitaria para prevenir el consumo de toda clase de bebidas alcohólicas en menores. Con este fin y con el lema de "Menores ni una gota", las farmacias comunitarias de la provincia de Valencia han exhibido 1.500 carteles y repartido cerca de 22.500 folletos entre los más jóvenes y sus familiares.

En una fase previa,  la campaña ha aprovechado el potencial sanitario y social de la red de más de 1.200 farmacias valencianas y los casi 2.600 farmacéuticos que trabajan en ellas para actuar como puntos de intervención preventiva ante los menores de edad y sus familiares. Los farmacéuticos completaron una formación para impulsar la prevención del consumo de alcohol en menores, colaborar en la resolución de los problemas sanitarios derivados y promover hábitos de responsabilidad y moderación en el consumo de bebidas entre la población adulta. Todo ello con la ayuda de una guía de intervención y una infografía con datos básicos.

Recomendaciones para el paciente sobre medicamentos, alcohol y conducción:

  • Si acaba de empezar un tratamiento debe prestar especial atención a sus efectos sobre la conducción.
  • Si es un paciente polimedicado tenga en cuenta que cuanto mayor sea el número de medicamentos que se consuman a la vez, mayor es la probabilidad de experimentar efectos adversos y/o interacciones.
  • Tenga en cuenta cómo afecta el medicamento a su capacidad para conducir. ¿Siente somnolencia, debilidad, visión borrosa? Si es así, no deje de usar el medicamento, pero no conduzca.
  • Evite tomar alcohol cuando esté tomando medicamentos, y siempre evite conducir después de haber consumido alcohol.
  • Evite la automedicación.
  • Intente evitar comidas copiosas, ya que estas también afectarán a su capacidad de conducción.

 

 



,