publicidad

Farmacia Comunitaria   

las-farmacias-luchan

Se presenta la campaña ‘Stop anorexia y stop bulimia’, que persigue concienciar a la población general y a los profesionales farmacéuticos de la importancia de la detección precoz de los síntomas de los trastornos alimenticios. Se inicia en Madrid, pero está abierta a otras CC AA. Andalucía será la siguiente.

La anorexia y la bulimia preocupan mucho a los farmacéuticos. Por eso, a finales de este mes, las farmacias madrileñas comenzaron una campaña para luchar contra los trastornos alimentarios; promovida por Fundación Cofares, Fundación Fita y el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid.

La campaña Stop anorexia y stop bulimia, de prevención y detección precoz de los trastornos de la conducta alimentaria, se presentó este jueves. Eduardo Pastor, presidente del Grupo Cofares, señaló que la idea es ayudar en un problema que cada vez afecta más a nuestra sociedad, en torno a las 300.000 personas en nuestro país, sobre todo a los adolescentes. Ésta es una campaña de sensibilización comunicando con los pacientes a través de las farmacias. De acuerdo con sus palabras, una detección temprana puede ser fundamental para luchar contra este problema.

Por su parte, Luis González, presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid, contó cómo unos meses antes acudieron a su institución para plantearle el proyecto. "No se dudó en ningún momento y pensamos que era bueno involucrar a la Comunidad de Madrid", dijo. Hizo hincapié en que, "como todo el mundo sabe", la Oficina de Farmacia es un establecimiento sanitario y en que las 2.800 farmacias madrileñas están dispuestas a colaborar en todas las acciones sanitarias. Aseguró que problemas como la anorexia o la bulimia preocupan mucho a los farmacéuticos. Por eso, se involucran en este tipo de campañas. Previamente, en el pasado mes de diciembre, más de 500 farmacéuticos de Madrid se formaron en trastornos alimentarios, dentro del marco de Stop anorexia y stop bulimia, de la mano de Fundación Fita. "El farmacéutico no cobra por realizar esta campaña ni por los consejos farmacéuticos. De vez en cuando conviene decirlo para que se sepa que la Oficina de Farmacia no cobra por la mayoría de las acciones que realizamos", manifestó en clara alusión a críticas vertidas a finales de 2018 desde algunos sectores de Enfermería.Raquel Linares, responsable de promoción de la salud de Fundación Fita, destacó que los trastornos alimentarios a veces son muy difíciles de comprender. "Nosotros llevamos años trabajando en la prevención", comentó. Argumentó que protegiendo de ellos se puede proteger de sufrir otros trastornos. Puntualizó que "el objetivo de esta campaña, que llega con carteles a las farmacias, con información y teléfonos de contacto [con especialistas], es que se pueda comprender lo que hay detrás del trastorno alimentario y que lo mejor que tenemos todos es lo que somos". Pidió a los farmacéuticos que el póster que se facilita se tenga bien visible en la farmacia al menos seis meses porque "sigue habiendo mucho desconocimiento sobre lo que son estos trastornos". Aseveró que son problemas que se acaban convirtiendo en muy graves para la salud pública. Si se detectan a tiempo, la recuperación es más fácil.

La encargada de abordar los trastornos alimentarios desde una base científica fue Montserrat Graell, jefa de servicio de Psiquiatría y trastornos alimentarios del hospital Niño Jesús y presidenta de AEETCA. "Son enfermedades mentales, que pueden ser muy graves y con alto grado de complejidad", sostuvo. Advirtió de que pueden ir acompañada de conductas compensatorias de la entrada de alimentos mediante vómitos, uso de laxantes o la práctica de ejerciciode forma compulsiva. Estas alteraciones de la conducta van acompañadas de una psicopatología relacionada con el peso y con la imagen corporal. La edad de inicio media es de 13 años, habiéndose reducido en los últimos tiempos desde los 15. Por su curso evolutivo, son enfermedades "con tendencia a la recaída", aunque dejó claro que "la recuperación completa es posible".

A su entender, las ventajas del farmacéutico comunitario son que genera "mucha confianza" y que es "una fuente de información primaria". No obstante, opinó que, cuando tenga el cartel de la campaña en la farmacia, "tiene que tener cierta capacitación, para saber de qué se trata y reconocer los síntomas". Concluyó que los trastornos de la alimentación es un problema de todos. Fernando Prados, viceconsejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, avaló el potencial de las Oficinas de Farmacia para luchar contra estos problemas. En el turno de preguntas, Linares puntualizó que el pistoletazo de salida de la campaña se hace con las farmacias de Madrid, pero que la idea es pasar por todas las CC AA. En marzo, comenzará en Andalucía.

FOTO PRINCIPAL: De izda. a dcha.: Eduardo Pastor, Montserrat Graell, Fernando Prados, Raquel Linares y Luis González.


Seguir leyendo...

por Publimas Digital,S.L.


Copyright © 2018 - All Rights Reserved - EDIMICROS Programación y Web : webmaster@publimasdigital.com. La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación. https://www.imfarmacias.es/ está inscrita el 30/05/2012, como soporte válido en el Registro de la Generalitat de Catalunya, Departamento de Salud.