El suicidio, un problema de salud pública