A la distribución farmacéutica le salen los números

Contribuyen a garantizar el suministro de los medicamentos que necesitan los pacientes en el momento preciso. Igualmente, ayudan a fortalecer el actual modelo de farmacia. Las cooperativas y las empresas de la distribución farmacéutica facturaron en 2018 más de 11.375 millones de euros, un 3,72% más que en 2017.

Las integraciones, fusiones o adquisiciones, entre otros movimientos empresariales, que se dieron en los últimos tiempos en la distribución farmacéutica resultaron útiles. 2018 fue un año de asentamiento, de confirmación. Las cooperativas y las empresas de la distribución farmacéutica facturaron más de 11.375 millones de euros, un 3,72% más que ...

Las integraciones, fusiones o adquisiciones, entre otros movimientos empresariales, que se dieron en los últimos tiempos en la distribución farmacéutica resultaron útiles. 2018 fue un año de asentamiento, de confirmación. Las cooperativas y las empresas de la distribución farmacéutica facturaron más de 11.375 millones de euros, un 3,72% más que los 10.967 millones de 2017. El crecimiento fue mayor que en el año anterior, que se había logrado un 2,64% más, desde los 10.685 millones de 2016. Se están afrontando con mayor fortaleza los retos de futuro.

Un reto que marcó el 2018 fue la implementación del Sistema Español de Verificación de Medicamentos (SEVeM). Miguel Valdés, director general de la Federación de Distribuidores Farmacéuticos (Fedifar), remarca que ha conllevado "un esfuerzo enorme de todos". De mayoristas, de farmacias y de laboratorios. El resultado en nuestro país se está valorando como un éxito. Supone un mayor control de los medicamentos de prescripción médica. Ha sido asimismo una muestra de unión y consenso de todos los agentes del sector.

Un modelo esencial

¿Qué es lo que aporta al sector el actual modelo de distribución farmacéutico? Eduardo Pastor, presidente de Grupo Cofares, recuerda que es un valor tangible para la salud de los ciudadanos, gestionado e ideado por capital farmacéutico y por farmacéuticos. Subraya igualmente que la distribución de medicamentos en España es solidaria. Solicita a la Administración, "si queremos la calidad y la capilaridad que tenemos hoy en día", que no tense más la cuerda, que no se someta al sector farmacéutico a más recortes. Fernando Castillo, director general de Novaltia, se muestra de acuerdo en que el actual modelo de distribución farmacéutica ofrece, principalmente, la garantía de que cualquier ciudadano, independientemente de donde resida, cuente con toda la gama de medicamentos y productos farmacéuticos, en las mismas condiciones de servicio y precio. Vemos además cómo, en general, se está primando el servicio a la rentabilidad. Carlos Coves, presidente de Grupo Hefame, considera que el modelo solidario hace que los intereses sanitarios se sitúen por encima de los económicos. La distribución está potenciando esa parte y cada vez brinda más servicios a sus farmacias.

Juan del Río, director general de Unnefar, cita palabras como estabilidad, cercanía, equidad, confianza y solidaridad al hablar del actual modelo de distribución farmacéutico. Asevera que es "eficaz y eficiente" y que genera "riqueza social, ahorro y valor añadido" frente a otros modelos. Francesc Balletbó, director general de Acofarma, deja claro que "la distribución farmacéutica cooperativista se ha convertido en un modelo esencial para la farmacia española y para su sistema sanitario". Puntualiza, eso sí, que de cara al futuro hay que seguir apostando por el desarrollo de servicios y productos innovadores para dar nuevas oportunidades de negocio a los socios y continuar fortaleciendo el modelo.

Todo lo vinculado a la farmacia afecta a la distribución. La digitalización es otro gran reto que afronta y del que se debatió en 2018. Hay quien aboga por una plataforma única para que las farmacias puedan ser competitivas en e-commerce. No hay que olvidar que cada vez más la población compra online. Manel González, gerente de Disfaro, opina que la distribución es la que está más preparada y aporta más valor farmacéutico a la hora de ponerla en marcha, que no sería conveniente que estuviera en manos de gigantes del comercio electrónico, ya que se perdería la esencia de lo que caracteriza a la farmacia. Defiende que, en las ventas online, el farmacéutico tendría que estar presente para transmitir lo que hace habitualmente desde detrás del mostrador y que se tendría que pasar por la farmacia física.

La distribución debe ser capaz de ofrecer esta clase de servicios a sus socios. "Tenemos un sistema estructurado que nos da fuerza para llevar a cabo este tipo de iniciativas que individualmente pueden resultar demasiado complicadas", advierte Balletbó. Es un tema que se está analizando detenidamente para dar con una solución satisfactoria para todas las partes.

Ya hay agentes de la distribución que ponen a disposición de los farmacéuticos sus plataformas e-commerce, con las que las Oficinas de Farmacia puedan vender en el canal online sin tener que invertir en plataformas tecnológicas, recursos humanos y técnicos o posicionamiento web. Hay quien ha hecho de avanzadilla y ya tiene la suya, hay quien se muestra más abierto a "fórmulas de colaboración" y hay quien cree que sería difícil llegar a una plataforma única. Coves expone que "hay un nuevo paciente, el e-paciente, que ha hecho que las farmacias cambien su cultura y se vean inmersas en un proceso de transformación digital".

Otro reto que se identificó claramente en 2018 fue el de luchar contra los desabastecimientos, un problema que es global, que sale de las fronteras de la distribución y de España. Antonio Mingorance, presidente de Bidafarma, apunta que este problema afecta a muchos medicamentos de uso común y, por tanto, afecta significativamente a la salud de la población. Ante esta situación, admite que lo que lo que se puede hacer, cuando no hay suficiente stock de un medicamento para cubrir las necesidades, es distribuir con equidad. También mejorar la información sobre los desabastecimientos.

Pastor comenta que parece ser que existen en falta, según la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), unas 500 moléculas. Esto significa un 44% más de notificaciones de desabastecimiento. Avisa que el petitorio de medicamentos que la distribución solicita a los laboratorios no es suministrado en la cantidad que se necesita. "Menos mal que, entre la industria, la farmacia y la distribución, nos encargamos de que eso se vaya solventando", manifiesta. Exige a los Gobiernos que piensen que el sector necesita una estabilidad regulatoria anual.

Por su parte, Javier Casas, director general de Alliance Healthcare, hace hincapié en la importancia de ser conscientes de que cada uno de los implicados en la cadena de suministro farmacéutico tiene su parte de responsabilidad. Por ello, insta a implementar cada uno su plan de acción para paliar problemas. Vicenç J. Calduch, presidente de fedefarma, insiste en que la distribución farmacéutica es la garante no sólo del abastecimiento del medicamento a todas las farmacias para la atención a sus pacientes, sino también la responsable de asegurar que este abastecimiento se lleve a cabo en todo momento siguiendo los parámetros de equidad, seguridad y calidad necesarios.

Respecto a la propuesta de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) de implantar una especie de subastas de medicamentos a nivel nacional, Valdés razona que causaría "mayores perjuicios a los operadores que ahorros que obtiene al sistema". Hay prácticamente unanimidad en el rechazo a esta medida desde el sector farmacéutico en general y desde la distribución en particular.

Con todo, el objetivo de los diferentes agentes de la distribución es ponérselo fácil a sus socios, manteniendo la calidad y la competitividad. Como ya hemos constatado en otras ocasiones, se apuesta por la eficiencia, por dar valor y por acercarse a los socios.

La distribución farmacéutica movió más de 11.375 millones de euros. Los cinco principales grupos poseyeron en 2018 el 92,4% de la tarta. En 2017, fue un 92,65%. Grupo Cofares se situó en primer lugar con 3.320 millones. Grupo Bidafarma, en segundo puesto, con 2.350 millones. Entre los dos, tienen más de la mitad de la cuota de mercado. Grupo Unnefar, Alliance Healthcare y Grupo Hefame formaron de nuevo una especie de pelotón a gran distancia de ellos, disfrutando cada uno más de un 10% de cuota de mercado.

A la cifra de los 11.375 millones de euros, habría que sumar los 4.633 millones de venta directa de laboratorios o distribuidoras que no están incluidas en el ranking que ha elaborado esta revista. La venta directa de los laboratorios representó más del 29% del total de productos dispensados por farmacias en 2018.

Para leer el artículo completo, haz clic en el PDF adjunto

Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.