Es la hora de la biotecnología

Según el último Informe AseBio, las empresas biotecnológicas invirtieron casi 770 millones de euros en I+D en 2018. Asimismo, crecieron el número de empresas que realizan actividades biotecnológicas, hasta llegar a las casi 3.000.

Si alguna vez había habido dudas, ahora, más que nunca, está claro que la ciencia y la innovación son un motor de prosperidad económica y social y el pilar en el que debe apoyarse España para la reconstrucción del país tras el Covid-19. En este difícil contexto, un año más, AseBio ...

Si alguna vez había habido dudas, ahora, más que nunca, está claro que la ciencia y la innovación son un motor de prosperidad económica y social y el pilar en el que debe apoyarse España para la reconstrucción del país tras el Covid-19.

En este difícil contexto, un año más, AseBio ha hecho público su informe anual en el que analiza la situación del sector de la biotecnología.

Uno de los datos más destacados es que las empresas biotecnológicas se consolidan como el sector industrial que más invierte en I+D en nuestro país, después de los servicios y el sector educativo y, por primera vez, por encima del sector farmacéutico. En concreto, en el 2018, año en el que se basa el informe de AseBio, este sector invirtió casi 770 millones en I+D. Respecto al año anterior, la inversión creció un 13%, un porcentaje que ha ido aumentando con los años. De hecho, las empresas estrictamente biotecnológicas (biotech) se encuentran, a día de hoy, entre los diez sectores que más crecen en inversión en I+D, llegando a triplicar la tasa media nacional.

Las biotech acumularon el 71% de la inversión, seguidas de las que usan la biotecnología como herramienta productiva. Gran parte de esta inversión en I+D se destina a la adquisición de bienes y servicios, y al pago de los investigadores. En cuanto a la procedencia de los fondos, el 63% viene de la propia empresa y el resto de financiación de otras empresas, de la administración pública o de fondos internacionales.

Financiación

El 2019 también supuso un año de récord en el número de operaciones y en el volumen de recursos captados por las empresas del sector en ampliaciones de capital privado. En total, hubo 32 operaciones que superaron los 103 millones de euros, con 3,2 millones de euros como importe medio por cada operación.

Respecto al 2018, se han incrementado el número total de operaciones y el volumen de las mismas, aunque el importe medio se ha mantenido.

Entrando en detalle, reseñan en el informe que la operación más destacable durante el año pasado fue la ampliación de capital de Sanifit, llegando a los 55 millones de euros en una ronda de financiación. Señalan, además, las operaciones llevadas a cabo por Anaconda Biomed y Som Biotech. Estos son solo los ejemplos de una lista que no hace más que demostrar que las biotecnológicas de nuestro país siguen atrayendo a inversores internacionales. Para ver la primera inversión por parte de inversores internacionales en una empresa española tenemos que remontarnos a 2014.

Desde entonces, la cifra ha ido incrementándose hasta lograr los 74 millones de euros en volumen el año pasado.

Asimismo, durante el año analizado continuaron las operaciones de adquisición de compañías biotecnológicas españolas, aunque se desconoce el importe alcanzado. Destacan, aquí, la adquisición por parte de Keensight Capital del 90% de 3P Biopharmaceuticals, la adquisición por parte de AMSLab del 51% de Laboratorios CIFGA, la adquisición parcial del 86,6% de AB-Biotics por parte de Kaneka, o las adquisiciones totales del 100% de las compañías Pevesa Biotech e Igenomix por parte de Kerry Group en el primer caso y de EQT en el segundo.

Mención aparte se merece también el crowdfunding, que se ha seguido consolidado como una nueva vía de financiación. Así, el año pasado, se alcanzó un récord tanto en el número de compañías que usan esta fórmula como vía de financiación, como el importe conseguido con ella, alrededor de unos 10 millones de euros.

Talento y diversidad

La biotecnología atrae, cada vez más, a los jóvenes y a las mujeres. Por lo menos así se desprende del número de matriculados en estudios universitarios en biotecnología, que ha ido aumentando en los últimos años académicos hasta llegar a los 7.000 alumnos por curso. El 60% de los matriculados son mujeres, una cifra muy superior a las carreras STEM. De hecho, las biotech se sitúan en tercera posición en el ranking de mujeres dedicadas a las actividades de I+D, con un 59%, muy por encima de la media nacional, que es de un escaso 30%.

Asimismo, la investigación es una de las razones de ser de las biotech, y eso se traduce en el porcentaje de investigadores sobre el total de los empleados en su sector. Teniendo en cuenta este indicador, las empresas analizadas se encuentran en segunda posición, solo por debajo del sector de servicios de investigación y desarrollo.

Por otra parte, si se tiene en cuenta el porcentaje de mujeres investigadoras sobre el total de ocupados, el del biotech es el sector con un mayor número de investigadoras por encima de otras áreas de actividad como el de la farmacia o el de la química.

Leer el informe completo en el PDF adjunto.

Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.