"Hemos recuperado nuestra esencia, que es el servicio a los pacientes"


02-10-2020

¿Cómo ha evolucionado el papel del farmacéutico? ­Hacia dónde se dirige la farmacia como espacio de salud? En a pie de calle, siempre en contacto directo con los profesionales del sector, buscamos respuestas a estas y otras preguntas clave.

La botica fue su gran pasión desde que en 1998 comenzara a dar los primeros pasos en la oficina de farmacia. "Mi vocación surgió en la facultad de farmacia realizando los estudios de doctorado y a partir de ahí dediqué siete años a la investigación en el departamento de química ...

La botica fue su gran pasión desde que en 1998 comenzara a dar los primeros pasos en la oficina de farmacia. "Mi vocación surgió en la facultad de farmacia realizando los estudios de doctorado y a partir de ahí dediqué siete años a la investigación en el departamento de química farmacéutica".

Ciertamente, el futuro de Mª José Losa iba por la investigación, pero la relación directa con los pacientes, la escucha activa, el consejo farmacéutico, le cautivó. "Soy farmacéutica de tercera generación, es decir, hay una tradición farmacéutica en mi familia, pero de herencia familiar son el botamen y algunos muebles de la vieja botica".

La botica que un día fundara su abuelo se ha convertido en su ámbito de trabajo. Cercana a Miranda de Ebro pertenece al medio urbano, aunque no deja de ser una farmacia de barrio en cuanto al trato y cercanía. "Los pacientes son en su mayoría personas mayores y fieles con las que mantenemos una estrecha relación y confían en nuestro criterio".

Y es que el modelo de farmacia sigue siendo el mismo. "No ha cambiado nada, siempre hemos sido un establecimiento sanitario de gestión privada y regulado". Es más, el modelo se ha convertido en un elemento esencial de la marca España, y es admirado en toda Europa.

Si bien es cierto que en los últimos 20 o 30 años "hemos experimentado muchos cambios en nuestra sociedad: aparición de EFG, síntesis de medicamentos por biotecnología –que, por cierto, en su mayoría no se dispensan en farmacias–, crisis económicas, cronificación de muchas enfermedades, aumento de la esperanza de vida, recortes en el precio…que han afectado especialmente a la farmacia rural".

Precisamente ese modelo asistencial es el que ha primado en la

pandemia. "Estos meses los farmacéuticos hemos demostrado nuestra profesionalidad, y la sociedad así nos lo ha reconocido", confiesa orgullosa, y concluye: "Hemos recuperado nuestra esencia, que es el servicio a los pacientes, y en este sentido debemos seguir trabajando para implementar los servicios que ofrecemos a la sociedad".

Pero ¿hacia dónde va el futuro? "En estos momentos, los servicios complementarios como homeopatía, estética, etc. no me parecen el futuro de la farmacia, o al menos no de la mía, ya que en su mayoría dispenso medicamentos. Tenemos muchos competidores fuera de nuestro sector, y creo que debemos centrarnos en la enfermedad, en la prevención de la enfermedad, y, por supuesto, en la mejora de la salud".

Como expertos en el medicamento, los farmacéuticos tienen su gran oportunidad. "Los pacientes ya no poseen acceso libre a la atención primaria, y hoy ya somos su primera opción, la referencia más cercana y más accesible para solucionar dudas y consultas sobre su salud, su enfermedad, su medicación". En cuanto al reto para los próximos años: "Adquirir la mejor formación posible y hacernos aún más imprescindibles para el sistema sanitario. Nuestros representantes del Consejo ya han tendido la mano a las autoridades sanitarias y han ofrecido nuestra ayuda en estos tiempos difíciles. Los pacientes ya buscan la cruz verde".



,