La FIP lanza una ambiciosa iniciativa para transformar la vacunación mundial


05-10-2020

El programa se respalda en los Objetivos de Desarrollo y culminará con la firma “de un compromiso histórico” entre la FIP y algunas organizaciones”.

Días después de dar por finalizado el FIP Virtual 2020, donde los Objetivos de Desarrollo han sido los grandes protagonistas, la Federación Internacional Farmacéutica ha hecho pública una nueva iniciativa respaldada en ellos, tal y como explica Catherine Duggan, CEO de la FIP. Se trata del programa Transformación de la ...

Días después de dar por finalizado el FIP Virtual 2020, donde los Objetivos de Desarrollo han sido los grandes protagonistas, la Federación Internacional Farmacéutica ha hecho pública una nueva iniciativa respaldada en ellos, tal y como explica Catherine Duggan, CEO de la FIP. Se trata del programa Transformación de la

vacunación a nivel mundial y regional, "que culminará con la firma de un compromiso histórico por parte de la FIP y las organizaciones".

Este lunes la Federación presenta el primer objetivo de esta gran iniciativa dividida en tres bloques.

Con el fin de arrojar luz sobre los avances en el terreno de las vacunas, especialmente sobre el estado de la investigación de la vacuna contra el covid-19, el presidente de la Junta de Ciencias Farmacéuticas de la FIP, Ross Mckinnon, entrevista en una conferencia online a Colin Pouton, profesor de Biología Farmacéutica, Instituto Monash de Ciencias Farmacéuticas (Australia), quien lidera una investigación para el desarrollo de dos vacunas contra el coronavirus.

Pouton recuerda en primer lugar, que "las vacunas son complejas de fabricar, y la mayoría tarda de 10 a 15 años". Además "requieren tres fases de prueba para entrar al mercado".

Bajo su punto de vista, el covid-19 ilustra cómo las infecciones causadas por un virus estrechamente relacionados pueden tener características muy diferentes. "El covid-19 (SARS-CoV-2) tiene una estructura similar al coronavirus del SARS, pero presenta problemas muy diferentes. Por ejemplo, es mucho más contagioso" apunta.

Además, muchas personas experimentan síntomas leves cuando contraen el covid-19, "por lo que tenemos muy poca idea de cuántas personas han estado expuestas al virus. Algunos informes sugieren que el número real de infecciones puede ser 20 veces mayor que las cifras publicadas".

Sin embargo, en su opinión el mayor reto no es desarrollar una vacuna efectiva y segura contra el coronavirus. Por el contrario, "aumentar la producción de vacunas" será el desafío enorme de la industria farmacéutica. Para ello, "las empresas innovadoras deben establecer relaciones con empresas con habilidades y capacidad de fabricación".

la-fip-lanza-una-ambiciosa-iniciativa-para-transformar-la-vacunacion

Cambio de paradigma

Por otro lado, el experto explica que la pandemia probablemente tendrá un efecto significativo en el futuro diseño de vacunas. "Varios de los enfoques que se utilizan para desarrollar las vacunas del covid-19 han sido ampliamente reconocidos como posibles nuevas formas de vacunar. Si se desarrolla una vacuna exitosa utilizando tecnología de ARNm, por ejemplo, es probable que este enfoque se convierta en una tecnología estándar para el desarrollo de vacunas en el futuro".

En el evento también participa Nikolai Petrovsky, profesor de medicina en la Universidad de Flinders (Australia), quien cuenta con más de dos décadas de experiencia en el desarrollo de vacunas para otras enfermedades infecciosas como la gripe, el ébola y el SARS. Actualmente lidera una unidad de investigación biotecnológica que tiene en marcha ensayos en humanos para una vacuna contra el coronavirus, "basada en el enfoque de proteína de pico recombinante" de su compañía, Vaxine.

"La vacuna COVAX-19 se desarrolló a partir del enfoque anterior de vacuna contra el coronavirus del SARS de Vaxine, que se combina con los adyuvantes no inflamatorios Advax-CpG55.2", explica.

"La experiencia pasada con vacunas basadas en adenovirus ha demostrado una protección decepcionante y una alta toxicidad, y las vacunas de tipo ADN y ARNm tienen sus propios problemas, incluidas tecnologías no probadas que aún pueden resultar poco escalables o tener efectos secundarios inesperados. Baja inmunogenicidad del adenovirus, Las tecnologías de ADN y ARNm en particular podrían ser un problema importante cuando se trata de vacunas contra el coronavirus, donde la inmunidad deberá ser fuerte y duradera ", señala Petrovsky.

Asimismo, insiste en que para construir una plataforma sólida de vacunas y avanzar en ensayos en humanos, se requiere de apoyo financiero a largo plazo. "El desarrollo de una vacuna contra la pandemia es de suma importancia para la salud pública. La investigación en esta área no debe ser algo que se pueda abrir y cerrar como un grifo".

Y por supuesto, el investigador enfatiza en el hecho de que el desarrollo de una vacuna debe basarse en que sea segura. "Un efecto secundario raro de 1 caso entre 1.000 se convierte en un problema gigantesco si la vacuna se va a administrar a miles de millones de personas en todo el mundo".




,