"La pandemia ya empieza a pasar factura en el ánimo y la fortaleza de muchos profesionales"


01-03-2021

Los farmacéuticos gallegos viven este inicio de la tercera ola con gran preocupación, por la incertidumbre de no saber hasta dónde va a crecer el pico, y cuándo será posible aplanar la curva. Desde la farmacia siguen realizando grandes esfuerzos para tratar de contener esta expansión descontrolada del virus.

Galicia, como otras Comunidades Autónomas, está sufriendo un intenso aumento de casos positivos de Covid-19 después de las fechas navideñas. Las cifras se incrementan en este mes de enero a gran velocidad y se han tenido que tomar medidas de contención más restrictivas, una situación que está poniendo de nuevo ...

Galicia, como otras Comunidades Autónomas, está sufriendo un intenso aumento de casos positivos de Covid-19 después de las fechas navideñas. Las cifras se incrementan en este mes de enero a gran velocidad y se han tenido que tomar medidas de contención más restrictivas, una situación que está poniendo de nuevo en riesgo la capacidad de nuestro sistema sanitario.

Tal y como nos explica Héctor Castro Bernardino, presidente del COF A Coruña, "a nivel organizativo es más fácil, más protocolizado, tenemos más conocimiento, pero el impacto del elevado número de positivos está repercutiendo ya en la propia prestación farmacéutica y en nuestros profesionales. Desde el punto de vista asistencial, la atención farmacéutica se sigue llevando a cabo con la misma responsabilidad, incrementando las medidas de prevención, para que los gallegos no tengan dificultades a la hora de acceder a su medicación, pero con la ventaja de tener muchas lecciones aprendidas".

El transcurso de estos meses de pandemia ha dado a la farmacia un conocimiento sobre el coronavirus y su transmisión que permite trabajar con más seguridad y garantías, aunque han tenido que reorganizarse para mejorar la atención a los pacientes, adaptándose a sus nuevas necesidades, muchas derivadas del confinamiento y de las dificultades de acceso a la Atención Primaria. Sin embargo, resalta el presidente, "desde el punto de vista personal de nuestros profesionales, en esta ola sí notamos que está haciendo mella en la capacidad de resistencia y en el optimismo que teníamos de cara a la contención de la expansión del coronavirus. Hemos apelado mucho a esa responsabilidad de toda la sociedad, pero después de tantos meses ya empieza a pasar factura en el ánimo y la fortaleza de muchos profesionales que en el día a día siguen viendo

cómo se multiplican las dificultades al tratar de contener los contagios. Es una sensación extraña, y pienso que común a muchos profesionales sanitarios, una sensación de estar un poco anestesiados con esta situación, el trabajo asistencial bajo este nivel de incertidumbre, el no ver el final, después de tanto tiempo de manera continuada, genera ansiedad e intranquilidad".

Reivindicaciones

La oficina de farmacia tiene un papel fundamental en esta pandemia, y desde el COF reclaman que podría jugar un papel todavía mucho más relevante. Podría ayudar en la detección temprana del mayor número posible de positivos, aumentar el ritmo de vacunación, implementar medidas de apoyo a la Atención Primaria... "Hace falta voluntad política por parte autoridades sanitarias para llevar a cabo las propuestas que hemos puesto encima de la mesa, o al menos que nos den la oportunidad para llevarlas a cabo y poner en valor todos los recursos sanitarios disponibles en esta emergencia. Durante la pandemia hemos reivindicado la capacidad de la farmacia para fortalecer un sistema sanitario que la pandemia ha debilitado enormemente, pero también nos ha permitido demostrar en muchas comunidades la respuesta que puede ofrecer la farmacia en su conjunto. Hemos realizado un enorme esfuerzo de adaptación a esta nueva situación a todos los niveles, y creo que ver el retorno que ha tenido lo poco que nos han dejado hacer en las diferentes comunidades ha sido uno de nuestros mayores reconocimientos", afirma convencido Castro. "Estamos en una situación en la que no nos podemos permitir el lujo de malgastar ningún recurso sanitario disponible. No contar en este momento con todo el potencial que ofrece y ha demostrado la farmacia para combatir esta pandemia, sería una gran irresponsabilidad".

El presidente nos cuenta cómo entre las propuestas que se han puesto encima de la mesa, dada la situación epidemiológica de determinadas zonas, ha estado la realización de test de cribado de coronavirus a la población. En Galicia, esta propuesta surge con anterioridad a la comercialización de los test de anticuerpos a través de farmacias, en el marco de un piloto con el SERGAS en la población de Ourense y municipios colindantes y de alta incidencia de enfermedad. En esta ciudad, el cribado masivo a través de realización de test de anticuerpos llegó en un momento crítico, y sí se apostó por la farmacia, poniendo en valor la ayuda de los profesionales farmacéuticos en una situación estratégica. Esta iniciativa pionera en España, apoyada por el Consejo General de Farmacéuticos y con un gran trabajo por parte de la farmacia ourensana y de su COF, ha abierto una vía para atacar la trasmisión del coronavirus a través de la realización de cribados masivos desde las farmacias. "La puesta en marcha de esta iniciativa ha venido a demostrar, una vez más, que el farmacéutico está sobradamente capacitado, por conocimientos y formación, para poder colaborar en la realización de estas pruebas, a pesar de las discrepancias que surgen por el camino".

Vacunación

Héctor Castro también opina que la farmacia podría desempeñar un papel más activo y ayudar a aumentar la capacidad y el ritmo de vacunación de la población, algo que se está haciendo cada vez más necesario. Al respecto, afirma que "en este momento es totalmente estratégico conseguir este incremento. Desde la farmacia, la disposición para colaborar en la consecución de las más altas tasas de vacunación es total. En este sentido, la farmacia debe ser un punto más de acceso a la vacuna. El ejemplo lo tenemos en otros países donde ya cuentan con la farmacia comunitaria para conseguir un mayor ritmo de vacunación. Y es que tenemos que ser muy conscientes de una realidad: atrasar o adelantar un mes la vacunación frente al coronavirus va a tener impacto en las vidas salvadas".

Señala, además, que en nuestro país ya tenemos experiencias como la de Cataluña, a través de un piloto de administración de vacunas en la farmacia junto con personal de enfermería, y en otros países de nuestro entorno la vacunación de otras patologías, ya sea por parte del farmacéutico o bien mediante un modelo mixto, llevada a cabo desde las farmacias es un hecho. Además de esta capacidad de aumentar las tasas de inmunización de la población, la farmacia ya participa de manera muy activa en las campañas de vacunación que anualmente se desarrollan en el todo el territorio nacional. Pero en esta ocasión, insiste el presidente, "y hablando del coronavirus, no sólo hablamos de información, identificación de grupos de riesgo, etc. Estamos hablando de que, por primera vez en la historia, se va a producir una vacunación masiva de toda la población, de todos los grupos etarios, de cualquier raza, población de riesgo, gente sana… Va a haber un enorme trabajo de farmacovigilancia de estas nuevas vacunas que también deberemos realizar desde todos los niveles".

Para leer el artículo completo descarga el PDF adjunto




,