Los farmacéuticos se sienten infrautilizados y quieren hacer más


17-05-2021

La red de farmacias española es un activo sanitario que quiere, puede y debe poder hacer mucho más en esta emergencia sanitaria. De hecho, tiene capacidades demostradas para ser un agente de Salud pública esencial. Los farmacéuticos piden, entre otras cosas, realizar test, vacunar o hacer labores de rastreo para ayudar en la lucha contra el Covid-19.

Nadie lo duda. El Covid-19 irrumpió en nuestras vidas cambiándolas por completo. Como dice Jesús Aguilar, presidente en funciones del Consejo General de Colegios Farmacéuticos, este virus "ha trastocado el día a día de la población mundial, de toda la sociedad y del conjunto de las profesiones y de la ...

Nadie lo duda. El Covid-19 irrumpió en nuestras vidas cambiándolas por completo. Como dice Jesús Aguilar, presidente en funciones del Consejo General de Colegios Farmacéuticos, este virus "ha trastocado el día a día de la población mundial, de toda la sociedad y del conjunto de las profesiones y de la economía internacional". Nos recuerda que es una emergencia de una magnitud que no habíamos vivido en el último siglo, "en la que todos estamos aprendiendo cada día a adaptarnos a la nueva situación".

Algo que tuvieron claro desde el principio de la pandemia en el Consejo General, y en otras organizaciones farmacéuticas, es que el Covid-19 situaba a los farmacéuticos en un lugar fundamental. Como muchos profesionales sanitarios, han estado "en primera línea de batalla en este frente", y siguen estándolo. Su papel está resultando decisivo. No hay más que ver la confusión que se está creando alrededor de las vacunas contra el Covid-19 y cómo, desde el mostrador, están disipando dudas, haciendo educación sanitaria y ofreciendo información útil y de calidad, luchando contra los bulos que se difunden continuamente.

Se ha hecho mucho y se han adoptado medidas excepcionales, para una situación excepcional. En el informe La Farmacia Española frente al Covid-19. Un año de pandemia. Actuaciones de la Organización Farmacéutica Colegial, publicado este mes de marzo por el Consejo General, se destaca que 850.000 personas pertenecientes a colectivos vulnerables o grupos de riesgo, sólo durante el primer mes de la pandemia, recibieron los medicamentos en sus casas, gracias al protocolo excepcional de atención farmacéutica domiciliaria. El objetivo fue "asegurar la accesibilidad a los tratamientos a través del servicio de entrega a domicilio y proporcionar, de manera excepcional, por los farmacéuticos comunitarios los tratamientos para evitar

desplazamientos y riesgo de contagio de la población más vulnerable".

También, en algunas CC AA, como Andalucía, Cantabria, Cataluña, La Rioja, Aragón o Navarra, se articularon sistemas de colaboración entre la farmacia hospitalaria y comunitaria para garantizar esa continuidad asistencial. La experiencia piloto desarrollada en Cantabria permitió que, durante los meses de abril y mayo de 2020, hasta 2.249 medicamentos de dispensación hospitalaria fueran entregados en la farmacia comunitaria, con un promedio de 57,7 entregas diarias. La Organización Farmacéutica Colegial, en colaboración con la Federación de Distribuidores Farmacéuticos (Fedifar), ofreció a través de un protocolo de dispensación excepcional en Farmacia Comunitaria de medicamentos de diagnóstico hospitalario una alternativa más accesible y personalizada para los pacientes hospitalarios y, a su vez, más eficiente para el sistema.

Recientemente, el Servicio Andaluz de Salud (SAS) y el Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CACOF) han firmado un convenio para la entrega por las Oficinas de Farmacia a los pacientes externos de los medicamentos de dispensación hospitalaria con la idea de mejorar la accesibilidad y evitar visitas innecesarias al hospital de referencia. Es decir, Andalucía ha autorizado la dispensación de medicamentos hospitalarios en las farmacias. Gracias a este acuerdo y a modo de experiencia piloto a lo largo de 2021, se posibilitará que los pacientes a los que se prescriban medicamentos de dispensación hospitalaria en alguno de los hospitales participantes puedan retirarlos de cualquier oficina de farmacia de Andalucía, previa autorización por el servicio de farmacia del hospital en el que se ha realizado la prescripción y sin coste alguno para el paciente.

A lo largo de este último año de pandemia, en los diferentes ámbitos, "los farmacéuticos han tenido que adaptar sus procesos, poner en marcha nuevos protocolos, desarrollar medidas excepcionales y urgentes, un sinfín de acciones de un valor sanitario fundamental", según remarca Aguilar. Si bien, advierte de que se sienten "infrautilizados". "Lo primero que tenemos que conseguir es que desde las administraciones sean capaces de entender que el Sistema Público de Salud nos necesita a todos para que la voluntad política que ha faltado hasta ahora sea posible, y se implique de una vez por todas a la red de farmacias de nuestro país, un activo sanitario que es una conquista social, y que quiere, puede y debe poder hacer mucho más en esta emergencia sanitaria", considera.

La Organización Farmacéutica Colegial ha ofrecido a las autoridades sanitarias "la colaboración de las 22.102 farmacias como una red de inteligencia sanitaria en el cribado y detección precoz del Covid-19". Hubo resistencia a que se vendieran o realizaran test en las farmacias. Se preguntó mucho por este tema en las ruedas de prensa en el Ministerio de Sanidad. Sanidad pidió a las CC AA que quisieran que las farmacias hicieran test que desarrollasen un plan. Hoy, en varias de ellas, como Galicia, Cataluña, Murcia y Madrid, las farmacias están colaborando activamente en esta tarea del cribado. Pero, hay farmacéuticos que critican que sólo pueden hacer test de antígenos en asintomáticos y no pueden hacer test de antígenos en sintomáticos ni test de anticuerpos. Eso sería muy práctico para personas que han pasado el Covid-19, para ver cuándo les bajan los anticuerpos.

En lo que a la vacunación concierne, "la profesión farmacéutica ha diseñado un conjunto de acciones que abarcan labores de sensibilización y educación; así como de farmacovigiliancia y adherencia; e, incluso, la posibilidad de utilizar la propia red de farmacias como centros de vacunación". Esto último es algo que el Gobierno, por ahora, rechaza argumentando que el Sistema Nacional de Salud (SNS) tiene capacidad suficiente para aplicar las dosis de vacunas que están llegando. Muchos farmacéuticos muestran su preocupación porque "no hay planes de que vayamos a vacunar, en contra de lo que sucede en otros países". No obstante, el éxito de la primera fase de vacunación de más de 10.000 farmacéuticos en la sede del COF de Madrid, en la que los propios farmacéuticos, formados para ello, han vacunado, ha evidenciado que es algo que los farmacéuticos pueden hacer. Están más que capacitados para tal tarea.

Necesidad de protocolos

Desde la Sociedad Española de Farmacia Clínica, Familiar y Comunitaria (SEFAC), Vicente J. Baixauli, su presidente, se muestra de acuerdo en que "la farmacia ha sido fundamental, sobre todo en la primera ola de la pandemia, en la información sobre las medidas de prevención, síntomas asociados, uso de equipos de protección, y también para desmentir bulos o noticias falsas". "Por nuestros conocimientos y por nuestra cercanía a los pacientes y a la población general estamos en una situación privilegiada para influir y educar en materia sanitaria", añade. En este sentido, cree que la labor que pueden realizar los farmacéuticos, al igual que otros profesionales sanitarios, es de vital importancia, porque la gente confía en ellos.

Pide "asumir la responsabilidad de combatir también las ´fake news´ y otras acciones de lo que se conoce como infoxicación". Ahora, con los posibles efectos secundarios de las vacunas, la población necesita certidumbre y eso, en una pandemia tan cambiante y nueva, es muy difícil, "especialmente cuando tampoco hay confianza en las autoridades políticas y sus desaciertos en la gestión de esta crisis". Por eso, defiende que los profesionales sanitarios en general y los farmacéuticos en particular han de estar también en primera línea en este terreno.

Baixauli subraya que SEFAC ha hecho "propuestas de todo tipo". Algunas se han llevado a cabo en algunas CCAA, como es el ya mencionado caso de los test de detección rápida. Pone en valor el que, en Madrid, ya se han realizado más de 4.000 pruebas. Del mismo modo, cita la dispensación de medicamentos de diagnóstico hospitalario y la dispensación con entrega de medicamentos en el domicilio. "Por supuesto que podemos hacer más y sobre todo de una forma más protocolizada, coordinada con el resto de los profesionales y de forma generalizada y no aislada o sólo en algunas CC AA", propone. Para todo eso, "es necesario que las Administraciones quieran, que no se dejen arrastrar por presiones o corporativismos mal entendidos y malintencionados". Certifica que cuentan con los farmacéuticos como un auténtico aliado y reclama que nos los vean como profesionales ajenos al SNS. Lo que se pretende es "sumar por el bien de los pacientes".

Eladio González Miñor, presidente de la Federación de Distribuidores Farmacéuticos (Fedifar), opina que la profesión farmacéutica constituye un pilar fundamental del sistema sanitario y que "tiene grandes potencialidades que se pueden desarrollar en beneficio de la sociedad". Eso sí, advierte de que es a las autoridades sanitarias a las que les corresponde decidir hasta dónde desean aprovechar el papel socio-sanitario de la Oficina de Farmacia. Declara que ésta posee "capacidades demostradas para ser un agente de Salud pública esencial".

La farmacia en los países de nuestro entorno está participando en campos como los tests, la vacunación o la farmacovigilancia. Luis de Palacio, presidente de la Federación Empresarial de Farmacéuticos Españoles (FEFE), comenta que han pedido "insistentemente" que se les permita realizar pruebas sencillas en la farmacia, vacunación, rastreo. En definitiva, que los farmacéuticos puedan ayudar. "Hay que poner algo de sentido común y tener más amplitud de miras", recomienda. Para él, "las mejores soluciones asistenciales a domicilio vendrían de los farmacéuticos", que ya disponen de infraestructuras y logística que cubren proximidad en todo el territorio.



,