Dormir bien, clave para reforzar el sistema inmune


23-07-2021

El sueño es uno de los principales mecanismos que tiene nuestro organismo para mantener el sistema inmunitario fuerte y sano. Consciente de ello, ysana® presenta serydorm® inmuno, un complemento alimenticio de última generación con acción. Inmunoestimulante, que aprovecha las horas nocturnas para fortalecer el sistema inmune a la vez que proporciona un buen descanso y bienestar mental.

El sueño y el sistema inmunitario están relacionados de una manera muy estrecha. Si no dormimos bien, a través de un sueño reparador y con una duración entorno a las 7-8 horas al día en función de la edad, nuestras defensas se verán comprometidas, seremos más vulnerables a las enfermedades ...

El sueño y el sistema inmunitario están relacionados de una manera muy estrecha. Si no dormimos bien, a través de un sueño reparador y con una duración entorno a las 7-8 horas al día en función de la edad, nuestras defensas se verán comprometidas, seremos más vulnerables a las enfermedades y tardaremos más tiempo en recuperarnos. El sueño es, por tanto, uno de los principales mecanismos que tiene nuestro organismo para mantener el sistema inmunitario fuerte y sano.

Cuando padecemos un sueño deficiente, viéndose afectadas la duración, la continuidad y/o la profundidad de este, se produce un desequilibrio a nivel de las citoquinas, moléculas imprescindibles en el sistema inmunitario, ya que son las responsables de regular la inflamación. La cantidad de citoquinas antiinflamatorias disminuye y aumentan las proinflamatorias, provocando, en el caso de tener contacto con un agente infeccioso, una reacción inflamatoria asociada a la infección difícil de controlar por el sistema inmunitario, y que puede provocar consecuencias negativas en nuestro organismo.

Los buenos hábitos resultan como siempre fundamentales para dormir bien y mejorar nuestras defensas. El respeto de nuestro reloj interno, exponiéndonos de día a la luz natural, mejorando la actividad física, una alimentación equilibrada, controlar el estrés y la ansiedad e idealmente despertarnos de manera natural, evitando el despertador, que no deja de ser el responsable de `romper´ nuestro sueño, haciéndonos despertar antes de lo que el cuerpo necesita, ayudarán a que por la noche durmamos mejor. Claro que, para conseguirlo, tendríamos que acostarnos a la hora que nos permitiera despertarnos naturalmente, controlar la luz artificial y la exposición a los dispositivos electrónicos a última hora de la tarde, cenar temprano, mantener el dormitorio a temperatura fresca y en oscuridad total, además de evitar la cafeína y el alcohol antes de

dormir, entre otras cosas. Los buenos hábitos y la rutina son fundamentales en este proceso y si, aun así, no lo conseguimos, podemos recurrir a ciertos complementos alimenticios que respeten los ciclos y fases del sueño y que, además, favorezcan el descanso y potencien nuestras defensas.

Melatonina y Vitamina D: la pareja perfecta

Varias líneas de investigación sugieren los beneficios de la toma conjunta de vitamina D y melatonina debido a "la potencial acción sinérgica combinación de vitamina D y melatonina, gracias a sus propiedades antiinflamatorias, antifibróticas y antioxidantes, realiza una acción reguladora en el organismo, afectando positivamente a la `tormenta de citoquinas´, origen de la inflamación y de la fibrosis de los tejidos a nivel pulmonar, y en general en el sistema inmunológico", siendo por tanto una herramienta a tener en cuenta para mejorar nuestro sistema inmunitario, potenciando, así mismo, los efectos del sueño. La suplementación con vitamina D3 y melatonina, en periodos de alta exposición a agentes infecciosos o cuando se sufre de estrés y problemas para dormir, es una opción útil y segura para todo tipo de personas que quieran o necesiten mejorar su sistema inmunitario.

Para leer el artículo completo, haz clic en el PDF adjunto




,