"Existe un cierto recelo por parte de las administraciones en cuanto a la cooperación público-privada"


06-09-2021

Los farmacéuticos de Ceuta valoran el último año destacando la gran capacidad de adaptación de las oficinas de farmacia, en unas circunstancias tan adversas.

Hablamos sobre los inicios de la pandemia con Mario de Miguel-Zaragoza González, presidente del COF Ceuta, quien recuerda, "con mucha angustia, el no poder atender a las personas en las múltiples faltas de productos que había (gel, mascarillas, alcohol). También fue muy estresante el continuo cambio normativo; me generaba una ...

Hablamos sobre los inicios de la

pandemia con Mario de Miguel-Zaragoza González, presidente del COF Ceuta, quien recuerda, "con mucha angustia, el no poder atender a las personas en las múltiples faltas de productos que había (gel, mascarillas, alcohol). También fue muy estresante el continuo cambio normativo; me generaba una sensación de no dar abasto. Para todos los farmacéuticos fueron días 24/7. Hoy en día, en cierta manera, creo que nos hemos acostumbrado a este estado de emergencia continua. Y dentro de la anormalidad buscamos la rutina. Desde luego, la incidencia hoy por hoy en Ceuta es muy baja, y la tasa de vacunación es muy alta, llevan semanas en el grupo de 30 a 39 años. Está por ver cómo pueda afectar la entrada masiva de personas desde Marruecos en los últimos días a las tasas".

El presidente reflexiona acerca de cómo esta crisis ha tensionado las estructuras sanitarias. "Por un lado, los médicos de primaria han estado sobrecargados de trabajo, y por otro los pacientes se sentían mal atendidos, especialmente al principio de la pandemia, cuando la atención era telefónica exclusivamente. Se hacía difícil poder contactar con el médico de Atención Primaria". Añade que cuando se desarrolló una aplicación para cita previa, se mejoró notablemente la accesibilidad al sistema, y muchas personas acudían a la farmacia para que les ayudaran, por no disponer de internet en casa o por no tener móviles adecuados. "La realidad de nuestro país es que también existen personas que no tienen ni siquiera un teléfono. De hecho, en algunas ocasiones ponen cono número de contacto el nuestro de la farmacia. Todas estas dificultades no ayudan a la adherencia a los tratamientos de los pacientes", concluye.

Comunicación

A lo largo de toda la pandemia se ha reivindicado el hecho de que no se estaba aprovechando suficientemente el potencial profesional de la farmacia. Tal y como nos comenta el presidente, "mi sensación es que existe un cierto recelo por parte de las administraciones en cuanto a la cooperación público-privada, por otro lado, el sentimiento de injerencia en las competencias de algunos sectores también es un obstáculo. Evidentemente el fallo está en la falta de comunicación. Espero que estas iniciativas de colaboración que se están dando en algunas comunidades sirvan de ejemplo para otras y se vaya extendiendo por toda la geografía".

De Miguel también señala que durante los primeros meses de la pandemia sí se produjo esta colaboración. Desde las farmacias ayudaron a pedir cita a los pacientes, que eran atendidos por teléfono, o directamente le renovaban la medicación de receta electrónica. "También se organizó en muy poco tiempo un sistema de verificación de las prescripciones de cloroquina, en el que intervenían inspección de farmacia de la Consejería de Sanidad, Mutualidades, inspección de farmacia de INGESA y el COF. Se trataba de verificar que los pacientes estaban en tratamiento con cloroquina desde antes del Covid-19, o bien justificar adecuadamente la entrada en estos tratamientos".




,