"El potencial de las farmacias comunitarias durante la pandemia ha sido ignorado y desaprovechado"


07-09-2021

Vicente Baixauli, presidente de SEFAC, se enorgullece del papel de los establecimientos farmacéuticos, que nunca dejaron de prestar servicio aun en los peores momentos de pandemia. La crisis sanitaria también ha aflorado otras cuestiones que han llegado para quedarse, como la atención domiciliaria.

Las farmacias comunitarias han cumplido con creces la labor que se les vino encima con la llegada de la pandemia del Covid-19. Desde SEFAC, su presidente, Vicente Baixauli, matiza que, si bien se ha podido llevar a cabo la labor de los farmacéuticos, ha sido "allí donde nos han dejado ...

Las farmacias comunitarias han cumplido con creces la labor que se les vino encima con la llegada de la pandemia del Covid-19. Desde SEFAC, su presidente, Vicente

Baixauli, matiza que, si bien se ha podido llevar a cabo la labor de los farmacéuticos, ha sido "allí donde nos han dejado intervenir".

Con un balance ya posible de hacer sobre la mesa, lamenta como, des- de el inicio de la pandemia, "el potencial de las farmacias comunitarias ha sido ignorado y desaprovechado por gran parte de las autoridades". Los motivos fueron varios: lentitud al reaccionar y falta de implicación de las farmacias comunitarias por parte de las autoridades en las estra- tegias de abordaje y control del Covid-19. "Eso no ha beneficiado para nada frenar la propagación del virus, especialmente cuando hemos visto como en otros países los farmacéuticos comunitarios han participado más y desempeñado roles muy importantes, hasta incluso en la vacunación de la población", reflexiona Baixauli.

Ese compromiso de los farmacéuticos, que califica como "innegable", se pudo comprobar cuando las farmacias comunitarias fueron declaradas desde el primer momento como establecimientos esenciales a pesar de no ser incluidas en las estrategias de lucha contra el Covid-19. "Lo cual nos puso en una situación muy difícil, pues tuvimos que hacer frente al virus sin el apoyo de la Administración con el que sí contaron otros profesionales sanitarios, con la diferencia de que las farmacias nunca cerraron sus puertas al público y siempre han estado dando servicio a los pacientes y a la población general de manera presencial, algo que no ha ocurrido ni con los centros de salud ni con muchos hospitales", recuerda. Sin olvidar que la pandemia hizo posible otro tipo de atención que llevaba reclamando desde hace tiempo SEFAC: la domiciliaria. Baixauli habla de ella como "necesaria" y cree que "debería trabajarse para que se mantenga en todos aquellos casos que lo requieran". Apunta de igual manera a la atención por vía telemática, como se ha visto en el caso de la telemedicina: "La atención presencial sigue siendo imprescindible, pero la atención telemática, que no necesariamente es exclusivamente digital o vía internet, ha llegado para quedarse como un complemento que no se va a poder obviar en los procesos de atención sanitaria".

Aunque se muestra "positivo" porque este tipo de atención se hizo posible y se demostró que funciona. Además, otro gesto que invita a al optimismo es que "en algunas comunidades autónomas", las farmacias comunitarias hayan podido colaborar "más activamente" en los cribados de detección precoz del Covid-19. "Aunque -apunta- también creo que mucho menos de lo que habría sido deseable, tal y como ha sucedido con las labores de vacunación, donde los farmacéuticos no han sido aprovechados".

Cooperación y adaptación

Entre las luchas que impulsa SEFAC, está la de aspirar a un modelo de cooperación entre niveles asistenciales en beneficio de los pacientes para que estos puedan acceder a medicamentos de ámbito hospitalario a través de las farmacias comunitarias sin tener que desplazarse hasta el hospital. En concreto, medicamentos que no requieren que su uso se realice en las instalaciones del propio hospital y cuyo seguimiento y control lo pueda llevar la farmacia del barrio en coordinación con el servicio de Farmacia Hospitalaria.

"Con la pandemia esto se ha llevado a la práctica de manera puntual en algunas comunidades autónomas y se ha demostrado que es posible. La dispensación es un acto profesional que siempre va a necesitar de la intervención de un farmacéutico, independientemente de que en de- terminados casos y circunstancias esta pueda ser telemática, pero solo cuando la vía presencial no sea posible y con una buena coordinación entre farmacéuticos de hospital y comunitarios esto es perfectamente realizable", asegura Baixauli.

Para leer el artículo completo, haz clic en el PDF adjunto




,