El nuevo ecosistema 4.0: transformación digital vertebrada en la humanización


15-09-2021

Arranca en Málaga el 22 Congreso Nacional de Hospitales y Gestión Sanitaria, impulsado por Sedisa y Ande

El 22 Congreso Nacional de Hospitales y Gestión Sanitaria ha dado este miércoles el pistoletazo de salida a una nueva era: la de los eventos presenciales en el ámbito sanitario. Bajo el lema ...

El 22 Congreso Nacional de Hospitales y Gestión Sanitaria ha dado este miércoles el pistoletazo de salida a una nueva era: la de los eventos presenciales en el ámbito sanitario. Bajo el lema de ´Salud 4.0: El Nuevo Ecosistema´, el foro de debate impulsado por Ande y Sedisa y celebrado en Málaga del 15 al 17 de septiembre, pretende abordar los retos que se presentan tras la crisis sanitaria. Para ello, como explica el presidente del congreso, José Antonio Medina, en el acto de inauguración, siete áreas temáticas serán los ejes del programa científico: "Personas, Innovación, Integración, Transformación, Valor, Sostenibilidad y Responsabilidad Social Corporativa".

Todas ellas derivan de un concepto: disrupción. Así lo ponen de manifiesto los gerentes de salud autonómicos participantes en una mesa-debate en la que comparten sus puntos de vista sobre lo que para ellos debe implicar ese nuevo ecosistema 4.0. En ese sentido, Conrado Jesús Domínguez Trujillo, director Gerente del Servicio Canario de la Salud puntualiza que para hablar de ecosistemas en las organizaciones sanitarias, hay que tener en cuenta las particularidades de cada territorio. "Hay actores que deben ser comunes, como las personas que lo integran, pero por ejemplo en Canarias tenemos un ecosistema de salud diferente al de otras comunidades", señala.

Sea como fuere, insta a aprovechar las lecciones comunes aprendidas durante la crisis sanitaria para "enfrentarnos a la nueva realidad". "Nunca el sistema sanitario ha estado participando en la toma de decisiones en otros ámbitos. Ese lema de la salud en todas las políticas ha pasado con el covid-19; ese empuje de estar en foros donde hasta ahora no se nos ha

querido ni escuchar tenemos que aprovecharlo para que la salud esté en cada una de las políticas.

Además, a su juicio, "si por algo nos ha ido bien en la pandemia es por haber escuchado a los profesionales. Esa profesionalización de la gestión también debe mover el nuevo ecosistema, tiene que ser el hilo conductor". Como tercer pilar, remacha Domínguez, "los decisores deben contar con los equipos, con los profesionales, pero también con los pacientes". Pero no colocándolo en el centro del sistema, sino colocarlo en el centro de las decisiones. "Es otro de los paradigmas que deben cambiar". Y también hay otros aspectos a tener en cuenta, añade, como pueden ser la salud pública, el aspecto sociosanitario y potenciar la AP. "Es el momento, debemos pasar a la acción en esos aspectos", enfatiza.

En la misma línea, Ceciliano Franco Rubio, director General del Servicio Extremeño de Salud apunta que el sistema sanitario en España ha construido un ecosistema de relaciones en muchos sectores: logístico, asistencial, científico, tecnológico. "Hasta ahora, gestionar un hospital era un caos perfectamente organizado. Entonces, ¿por qué hablar de un ecosistema 4.0? Por el surgimiento de los sistemas digitales de información, que nos permiten darle estructura, consistencia y hacerlo tangible".

Siempre partiendo de la base de que, si bien el paciente es el eje del sistema, "si antes teníamos un concepto más de usuario, ahora es un agente activo". Con lo cual, continúa, "debe haber una unidireccionalidad, así como una continuidad asistencial y una compenetración entre AP y atención hospitalaria".

Es verdad que esta disrupción parte fundamentalmente del dato, destaca por su parte Alberto Lafuente Jiménez, gerente del Servicio Riojano de Salud. En su opinión, sin embargo, "otra de las cosas fundamentales que hemos aprendido, y ya nos hemos puesto a trabajar en ello, es compartir sinergias con otras comunidades. Solos no podemos viajar". Bajo su punto de vista, ese modelo de colaboración que ya es una realidad "ha traído valor al sistema". Asimismo, "uno de los grandes retos que tenemos es atraer talento para que el paciente reciba mayor calidad en su asistencia"

El tratamiento integral es otro de los pilares del nuevo modelo, y como tal, en La Rioja "hemos hecho un plan estratégico donde la AP y el hospital por primera vez se miran a los ojos, y de verdad la primaria es el eje vertebrador".

En definitiva, expone Regina Leal Eizaguirre, directora-Gerente del Servicio de Salud de Castilla- La Mancha (SESCAM) un nuevo ecosistema que exige la digitalización orientada al paciente, "para la cual esta pandemia nos ha puesto en una situación privilegiada". "No solamente porque la financiación ahora va a ser única, sino también porque la disposición de pacientes y profesionales está cambiando", comenta.

"En este nuevo mundo que nos ha tocado vivir tenemos que cambiar", enfatiza por último Francisco José Ponce Lorenzo, director Gerente del Servicio Murciano de Salud. En su opinión, "hacia falta un catalizador para ello, y parece que va a ser la transformación digital, gracias la cual vamos a conseguir una cuádruple meta: satisfacción del paciente y de los profesionales, la eficiencia y la eficacia". Eso sí, siempre de la mano del valor, que es "todo aquello que nos mejora como persona, en nuestro caso, como organización sanitaria". Es clave, para ello, "potenciar el bienestar de los profesionales, aportar valor a nuestras acciones, una transformación del liderazgo".

A través de un video, Carolina Darias suscribe al final de la inauguración lo ya comentado anteriormente por el resto de ponentes. En palabras de la ministra de Sanidad, "la continua transformación a la que los sistemas de salud se han visto sometidos requieren una respuesta adecuada a las necesidades ciudadanía, pero también adecuada a los retos a los que nos enfrentamos en materia de salud, los cuales exigen un alto nivel de profesionalización en todas las ramas: investigación, práctica clínica y formación". Para ellos, la clave, según su criterio, es reforzar y ampliar las capacidades del SNS con la inclusión de aquellas herramientas, especialmente las digitales, la tecnología, y por supuesto, la medicina personalizada, "que suponen una gran transformación de las estructuras sanitarias". Todo con el fin de "ofrecer una sanidad de calidad, basada en la excelencia de cada uno de los procesos que la integran".



,