"La clave, vigilar el daño al que sometemos a nuestro organismo porque a más daño, más muerte celular"


16-09-2021

Los laboratorios Pharma Nord ahondan en los aspectos que provocan el envejecimiento más allá de la edad. Con el objetivo de responder a la cuestión de ‘¿El envejecimiento es una enfermedad?’, debaten sobre términos como el telómetro o las mitocondrias.

"¿El envejecimiento es una enfermedad?". Esta es la pregunta a la que ha intentado dar respuesta este miércoles, día 15, el último webinar de los laboratorios Pharma Nord. Una pregunta que no es fácil de responder, pues como ha explicado Jordi Villa Fontes, coordinador de formación de los laboratorios farmacéuticos ...

"¿El envejecimiento es una enfermedad?". Esta es la pregunta a la que ha intentado dar respuesta este miércoles, día 15, el último webinar de los laboratorios Pharma Nord. Una pregunta que no es fácil de responder, pues como ha explicado Jordi Villa Fontes, coordinador de formación de los laboratorios farmacéuticos Pharma Nord, y encargado de impartir la formación, son muchos los aspectos que influyen en el envejecimiento y algunos de ellos son controlables, mientras que otros no.

Villa ha comenzado poniendo un visual ejemplo: el de las cintas de casete. Esas cintas que copiábamos una y otra vez hasta que llegaba un momento en el que ya no se escuchaba nada. Así son nuestras células, unidades vivas que van regenerándose y creando "copias", pero copias que con los años dejan de escucharse, pierden calidad. "Al final el casete se escuchaba fatal porque con cada copia vamos perdiendo calidad".

Aún así pese a nuestra edad "del DNI", existen factores que podemos controlar, con el objetivo de mantener más jóvenes nuestras células y nuestro organismo. "La edad es la que hay y el envejecimiento es inevitable, pero también es modulable", ha adelantado Villa. Y es en esa moldeabilidad donde podemos interferir, intentando que el envejecimiento no se convierta en enfermedad sino en un periodo al que indudablemente llegaremos.

"La media de nuestros órganos es de diez años; la sangre se regenera cada mes; el órgano quizás más viejo que tenemos es el esqueleto, y perdemos de 30.000 a 40.000 células de piel cada minuto... Y en cada división perdemos

parte del telómero", ha explicado el responsable de formación de Pharma Nord. "Antes se pensaba que el telómetro era lo que dictaba la edad celular, aunque de una parte a ahora también ha empezado a aparecer como un jugador importante: las mitocondrias", ha matizado.

El telómetro es la secuencia repetitiva de ADN no codificante del cromosoma que protegen de cualquier daño. Constantemente se divide cada célula, pero en cada división, esos telómeros se acortan hasta que ya no es posible mayor división. "Con cada división vamos perdiendo la última punta".

la-clave-vigilar-el-dano-al-que-sometemos-a-nuestro-organismo-porqu

La clave por lo tanto es intentar evitar esas divisiones, actuar para reducirlas. Para ello existen aspectos que no podemos controlar, como la genética, en donde, ha recordado Villa, hay familias centenarias y familias en las que la media de fallecimientos es los 60 años. Sin embargo otros aspectos sí podemos controlarlos, como la exposición al sol o los factores contaminantes, evitar el consumo de alcohol y tabaco, dormir las suficientes horas, así como evitar el estrés, que también tiene importantes y negativas consecuencias. "Lo que sí podemos modificar es nuestra edad biológica, ¿y cómo?, pues midiendo bien el equilibrio entre radicales libres, estrés oxidativo y defensas antioxidantes", ha explicado Villa, destacando que la principal forma de conseguirlo es gracias a "los hábitos saludables".

"La clave es vigilar el daño al que estamos sometiendo a nuestro organismo porque si hay mas daño del que debería, hay más muerte celular, y a más muerte, más necesidad de remplazar células, y a más divisiones, la copia deja de ser tan buena", especifica. "Es muy importante -continúa- mantener el organismo a ralla para que no se generen radicales libres. Sin embargo solo por respirar oxígeno ya estamos ante una fuente de radicales libres".

De hecho, un ejemplo gráfico que ha mostrado durante el webinar es el de un camionero, en el que puede observarse que tras años de exposición al sol en únicamente el lado de rostro que daba a la ventanilla, ese lado está visualmente mucho más envejecido que el lado que no ha estado frecuentemente expuesto al sol.

Por su parte, el papel de las mitocondrias es cada vez más esencial. Son orgánulos celulares encargados de generar la energía química necesaria para realizar prácticamente cualquier actividad que realiza una célula, puesto que lo atraviesan una gran cantidad de enzimas y proteínas. Todo ello se convierte en un engranaje perfecto para que funcione el metabolismo, el cual sin embargo con la falta de actividad, directamente se oxida. Esas mitocondrias pueden sintetizar parte de las proteínas produciéndose la biogénesis mitocondrial. Pero para que realmente cumplan su cometido necesitamos ejercicio físico. "Solo si recibes algo de estímulo tendrás una recompensa", recuerda Villa.

la-clave-vigilar-el-dano-al-que-sometemos-a-nuestro-organismo-porqu



,