"La gestión de hoy proyecta modelos innovadores, flexibles y ajustados a la realidad de cada momento"


17-09-2021

Al tiempo que cambia el modelo sanitario, se hace más evidente la necesidad de profesionalizar la función directiva

A nadie escapa la importancia de los equipos directivos en la calidad y mejora de los centros sanitarios. También se pone en evidencia que su concepción está cambiando, o debe hacerlo al menos, acorde al nuevo modelo emergente de asistencia sanitaria. En este nuevo paradigma muchos apuestan por la profesionalización ...

A nadie escapa la importancia de los equipos directivos en la calidad y mejora de los centros sanitarios. También se pone en evidencia que su concepción está cambiando, o debe hacerlo al menos, acorde al nuevo modelo emergente de asistencia sanitaria. En este nuevo paradigma muchos apuestan por la profesionalización directiva como un activo de presente y futuro. Y de ello han debatido en el 22 Congreso Nacional de Hospitales y Gestión Sanitaria.

Destaca Pilar Bartolomé, directora General de Personal de la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía, el binomio gestión sanitaria/humanización. "La palabra humanizar es un término moderno que ha sustituido al viejo vocablo "humanar", cuyo significado, según el diccionario de María Moliner, es hacer una cosa más humana, menos cruel, menos dura para los hombres". A su juicio, es un hecho "innegable" que las organizaciones sanitarias tienen algunas asignaturas pendientes. "Constituyen retos que han de ser afrontaros

desde una ética asistencial, tal y como recogen los códigos deontológicos de los profesionales de la salud".

Se requieren, insiste, "nuevos modelos de relación entre usuario y profesionales, como el denominado afectivo-efectivo, ligado a la figura de Albert Jovell, medico a la vez que paciente, que fue el creador del Foro Español de Pacientes y un ferviente defensor de la prestación de una asistencia humana".

No obstante, añade Bartolomé, "se trata de un fenómeno complejo en el que los factores de tipo sociológico, los atribuibles a la organización y al funcionamiento de las estructuras sanitarias, los imputables al personal sanitario, así como aquellos originados por la aplicación inadecuada de los avances de la tecnología se encuentren conectados, unos a otros, como causas y consecuencias". Por todas estas razones, "humanizar la salud es un proceso complejo, que va desde la política hasta la cultura, la organización sanitaria, la mejora de la relación entre usuarios y profesionales y la formación de los profesionales", señala.

Es necesario, por tanto, "superar el distanciamiento entre humanismo y ciencia, ya que no puede existir una asistencia digna sin ser una asistencia humanizada". Siempre teniendo en cuenta que "la humanización de la asistencia sanitaria no es `pintar de colorines´ una planta de hospital, sino dotar a un servicio público de profesionales satisfechos y a la vez, de medios adecuados".

"Humanizar es poner "humanos" y favorecer dinámicas de socialización en sitios adecuados. La ética, el respeto, la educación, el interés, la cortesía, la compasión, la buena comunicación, la cercanía, la adecuada información, la ausencia de prisa y la evitación de regalar a los enfermos. Y aprender la importancia de la actitud", subraya. En ese sentido, requiere habilidades interpersonales como comunicación, empatía, asertiva, escucha y activar el sentido del humor. No es excusa la ignorancia o el desconocimiento. La ponente cita a Séneca: "si no sabes, la solución es aprender".

congreso-de-hospitales-la-gestion-de-hoy-proyecta-modelos-innovador

La humanización, por tanto, "es mucho más que ser amable". "Es un compromiso activo y una responsabilidad de cada uno de nosotros. Se construye día a día cuando proveemos los cuidados y la atención expresando `tú eres persona y te trato en tu totalidad como ser humano´", relata. Así pues, "la humanización implica entender que una persona, a diferencia de los recursos y equipos que utilizamos en las organizaciones, modificará su comportamiento, su conocimiento y su gestión, de acuerdo con cada nuevo impacto, experiencia o aprendizaje".

Seguidamente, Maria Manuela Ferreira Pereira Da Silva, coordenador do Mestrado de Direção e Chefia dos Serviços de Enfermagem de la Escola Superior de enfermagem do Porto, expone algunos aprendizajes para la profesionalización en dirección. "Con base a un estudio, Awortwi destaca la falta de profesionales capacitados, incluidos aquellos con educación superior, para implementar y trabajar en una nueva forma de gestión pública", apunta. El autor presenta las habilidades técnicas y analíticas, gerenciales y de liderazgo que necesitan los profesionales para cumplir con la nueva lógica de gestión en la administración pública.

A este respecto, Ferreira aporta algunas nociones sobre las competencias que debe tener un gestor. En primer lugar, orientación a resultados, "que es la capacidad para alcanzar los objetivos propuestos, cuantitativa y cualitativamente, dentro de los plazos requeridos, a partir de los recursos disponibles, siendo creativo ante las dificultades".

congreso-de-hospitales-la-gestion-de-hoy-proyecta-modelos-innovador

Gestión del cambio, o dicho de otra forma, "la capacidad para liderar procesos de cambio en su área de especialización, aclarando al equipo sobre los objetivos y resultados esperados, y movilizándolo hacia nuevos puestos", es otra de ellas. También gestión de personas, que la experta define como "liderar, identificar talentos y apoyar las acciones del desarrollo del equipo mediante el análisis continuo del nivel de competencia de cada empleado".

En materia de legislación, agrega, debe "dominar y aplicar eficazmente el conocimiento de la legislación pertinente a su área de especialización". En cuanto a planificación, entendida como "la capacidad para definir objetivos, estrategias, metas y resultados para su área de especialización, gestionando su implementación efectiva, considerando las directrices genérales del ministerio y el impacto de sus decisiones en el corto, mediano y largo plazo".

"Zarifian (2001) y Le Boterf (2003) mencionan la importancia de saber movilizarse, saber hacer, saber actuar, tomar la iniciativa, asumir la responsabilidad; es decir, se relaciona con la entrega efectiva del trabajo en un sentido constructivista", comenta.

En síntesis, "un directivo solo puede desarrollar eficazmente su trabajo con conocimientos de gestión y del área de trabajo y con competencias orientadas a los resultados, centrado en las personas, apoyado en la planificación, y abierto al cambio".

congreso-de-hospitales-la-gestion-de-hoy-proyecta-modelos-innovador

El gerente, indice la especialista, tiene que conocer la materia prima de su unidad; en el caso de las enfermeras, cuidados de enfermería para responder con innovación y calidad en los procesos de gestión. "La gestión de hoy proyecta modelos innovadores, flexibles y ajustados a la realidad de cada momento".

Por último, Vincenç Martínez, director General de Ordenación Profesional del Ministerio de Sanidad reflexiona sobre si "avanzamos o retrocedemos", en materia de profesionalización directiva. En su opinión, "los directivos, generalmente, se han formado, pero porque nos debemos autoformar, no porque la organización favorezca esta formación ni porque haya un reconocimiento explícito de los cargos directivos".

Piensa que los gestores son "imprescindibles", puesto que "son los que movilizan los profesionales. Y lo hacen de la mejor de las maneras. Nos lo tenemos que creer", insiste.

Desde su punto de vista, por tanto, "nos encontramos en un entorno favorable". Señala que "últimamente tenemos legislación que destaca la importancia de los directivos. En este sentido, la normativa más reciente data de Comisión de Reconstrucción, en la que ya se especifica la profesionalización del directivo".

Concluye con otro concepto, el de trabajar en equipo junto al resto de profesionales, pues, subraya, "somos héroes que salvamos vidas todos juntos".



,