Los mejores productos para el cuidado del bebé, en la farmacia

Cuando un bebé llega a la familia, es un momento de felicidad y de ilusión, pero también de miedos, dudas e incertidumbre. Especialmente en el caso de madres y padres primerizos, la ayuda y el consejo del farmacéutico en cuanto a los productos y cuidados que el recién nacido necesita son muy valorados.

La llegada del bebé al hogar supone un cambio en el desarrollo de la vida cotidiana y de la organización familiar. Las primeras semanas tras el parto son un periodo de importantes cambios físicos y psicológicos para la madre. Los primeros días con el bebé en casa pueden no ser ...

La llegada del bebé al hogar supone un cambio en el desarrollo de la vida cotidiana y de la organización familiar. Las primeras semanas tras el parto son un periodo de importantes cambios físicos y psicológicos para la madre. Los primeros días con el bebé en casa pueden no ser fáciles, ya que la madre está recuperándose del parto, ambos padres se enfrentan al sueño interrumpido, al inicio de la lactancia, al cansancio continuo, a la sensación de que no hay tiempo para nada… Sin embargo, enseguida se aprende a reconocer las necesidades más elementales del nuevo integrante de la familia (comer, dormir, sentirse cómodo, limpio y mimado) y a organizarse para que todo resulte más sencillo.

Tradicionalmente ha sido la madre quien más se ha ocupado de los bebés, sobre todo durante las primeras semanas en las que exigen una dedicación exclusiva. No obstante, es importante que el padre establezca con su hijo un vínculo tan fuerte como el de su pareja, más allá de la naturaleza y la costumbre. Esto no sólo repercutirá en una sólida relación paterno-filial para toda la vida, sino que logrará que la relación de los padres entre sí sea más estrecha y de igual a igual.

Desde los primeros días de vida, los bebés necesitan una serie de cuidados, que no son pocos, muy específicos, y la sensación abrumadora de no saber hacerlo bien o no llegar a todo es algo muy habitual. Conocer qué cuidados necesita el bebé cuando llega a casa ayuda a no verse perdido en un mar de dudas. La llegada de un recién nacido a casa supone para los padres responsabilizarse de las necesidades de su hijo, entre ellas, el cuidado del aseo corporal, que es todo un reto al principio. Los niños menores de un mes requieren de unos cuidados diferentes a los que han superado esa edad, debido a sus especiales características.

Es importante tener en cuenta que el olfato es uno de los sentidos más desarrollados en el recién nacido, junto al tacto. De hecho, el bebé aprende el olor de su madre ya desde el útero. Si se utilizan colonias con olores fuertes se puede dificultar que el recién nacido reconozca a su madre mediante el olfato. De la misma manera, la madre no debería emplear perfumes de fuerte olor que interfi eran en el reconocimiento hijo-madre.

Higiene

En relación con la higiene diaria del recién nacido, y según las recomendaciones de la Asociación Española de Pediatría, el baño debe realizarse desde el primer día de vida, con jabón o gel neutro y con una esponja destinada para ello. No importa mojar el ombligo y no hay que esperar a que se caiga para bañarlo.

La temperatura del agua deberá rondar los 35º , los padres deberán comprobarlo siempre con un termómetro o bien metiendo el codo en el agua. La higiene es muy importante sobre todo en los genitales, que necesitan aseo frecuente. Esta puede realizarse con agua y jabón en el momento del baño, procurando que en las niñas no se introduzcan residuos de heces (limpiar de delante hacia atrás). En el cambio de pañal pueden utilizarse toallitas húmedas específi cas para el cuidado de las pieles sensibles, que tengan en cuenta el pH de la piel y la prevengan de irritaciones. Los aceites forman el tándem perfecto para los masajes en los bebés, ya que su textura favorece los masajes relajantes en recién nacidos. Desde la ofi cina de farmacia recomiendan aquellos que sean 100% tolerantes con la piel de los recién nacidos y que tengan entre sus ingredientes productos como la caléndula, el aceite de almendras o la camomila.

Para leer el artículo completo, haz clic en el PDF adjunto

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Cookie Consent

This website uses cookies or similar technologies, to enhance your browsing experience and provide personalized recommendations. By continuing to use our website, you agree to our Privacy Policy

Nuestros Podcasts