Nestlé Health Science lanza Meritene® BrainXpert contra el Deterioro Cognitivo Leve


06-10-2021

El Deterioro Cognitivo Leve (DCL) es un trastorno infradiagnosticado que afecta a 1,3 millones de personas en España mayores de 65 años, entre un 17-21% del total de la población en esa franja de edad.

El Deterioro Cognitivo Leve (DCL) es una etapa transitoria entre el envejecimiento normal y la que causa un deterioro en el funcionamiento cognitivo, incluyendo pérdida de memoria, que excede el nivel esperado debido ...

El Deterioro Cognitivo Leve (DCL) es una etapa transitoria entre el envejecimiento normal y la que causa un deterioro en el funcionamiento cognitivo, incluyendo pérdida de memoria, que excede el nivel esperado debido al envejecimiento normal y no interrumpe considerablemente las actividades diarias. Aunque no se conoce su prevalencia exacta en España (debido a que es un trastorno infradiagnosticado), se estima que 1 de cada 6 adultos mayores de 65 años sufrirán DCL, es decir unos 1,3 millones de personas, de los cuales el 35 % podrían progresar a Enfermedad de Alzheimer u otro tipo de demencia.

El DCL tiene un impacto negativo en la calidad de vida tanto de las personas que lo padecen como de sus familiares. En las primeras fases se detectan dificultades cognitivas y de forma progresiva, un cierto grado de dependencia funcional. Esta situación supone una merma de su calidad de vida pues puede provocar niveles más elevados de estrés, depresión y deterioro de las actividades instrumentales de la vida diaria. Cuidar a una persona con DCL también tiene un impacto negativo en diversos aspectos de la calidad de vida de los familiares a nivel social, mental y física.

La utilización deficiente de la glucosa: clave en la fisiopatología del DLC

No existe una única causa del Deterioro Cognitivo Leve. No obstante, en muchos casos, el metabolismo deficiente de la glucosa en el cerebro juega un papel clave en las personas con DCL y parece empeorar a medida que progresa la enfermedad. El continuo déficit de energía en el cerebro podría llegar a provocar alteraciones en regiones vulnerables del encéfalo y el posterior deterioro cognitivo y funcional, ya que la glucosa es la

principal fuente de energía del cerebro de los mamíferos, entre ellos el ser humano.

Asimismo, el déficit de vitaminas del grupo B es un factor que contribuye al deterioro cognitivo: una menor disponibilidad de vitaminas del grupo B se correlaciona con el incremento de la homocisteína que, en niveles elevados, es neurotóxica y podría justificar la relación entre la vitamina B y el deterioro cognitivo.

Los síntomas: desapercibidos y achacados a la edad

Los síntomas más frecuentes (pérdida de memoria, menor fluidez verbal, lentitud cognitiva y déficit de atención) están relacionados con distintos dominios cognitivos:

  • La Función Ejecutiva: procesamiento cognitivo complejo que requiere la coordinación de varios subprocesos para lograr un objetivo determinado.
  • La Memoria: las personas con DCL tienden a conservar el pensamiento crítico y las habilidades de razonamiento, pero experimentan una pérdida de memoria sensorial, episódica y a corto plazo significativa.
  • El Lenguaje: hay varias áreas del cerebro que juegan un papel fundamental en el habla y el lenguaje. Cuando alguien tiene problemas para comprender a otras personas o explicar pensamientos, ideas y sentimientos, presenta un trastorno del lenguaje.
  • La Velocidad de Procesamiento: es el dominio más deteriorado del funcionamiento en varias condiciones neuropsiquiátricas.
  • La Atención y Concentración.

Además de los síntomas cognitivos, es frecuente la aparición de síntomas neuropsiquiátricos no cognitivos que podrían ser predictores de una progresión más rápida hacía la demencia: hasta un 30% de las personas con DCL pueden presentar ansiedad y un 32% depresión.

Lo cierto es que los síntomas suelen pasar desapercibidos y se achacan a la edad, o a cuadros depresivos, y el diagnóstico se realiza en una etapa posterior a la de los primeros síntomas: el DLC se suele descubrir por otras patologías asociadas a la edad, ya que el paciente lo oculta por el estigma que conlleva esta enfermedad.

Estudio BENEFIC: confirma los beneficios en 3 dominios cognitivos de un suplemento que contiene un complejo energético tras 6 meses de tratamiento

Interesada en este ámbito de la salud, Nestlé Health Science ha llevado a cabo el Estudio BENEFIC (Brain ENErgy, Functional Imaging and Cognition), un ensayo clínico aleatorizado y controlado con placebo en dos fases; donde han participado personas de +55 años, diagnosticados con DCL según criterios de Peterson 2004, con déficit cognitivo objetivo en al menos un dominio cognitivo, MoCA 18-26 o MMSE 24 a 27 o diagnóstico médico, con autonomía normal en la vida diaria y con ausencia de depresión.

El objetivo de este estudio fue evaluar la eficacia de una suplementación oral con un complejo energético a base de triglicéridos de cadena media cetogénicos (kMCTs), en la mejora del rendimiento cognitivo durante 6 meses en personas con DCL. Constó de dos fases: en la primera se evaluó el nivel de cetonas plasmáticas y a nivel cerebral como "rescate" energético a largo plazo y, en la segunda fase, se validó el impacto de este "rescate" energético a nivel de función cognitiva. Es destacable el alto cumplimiento del tratamiento, un 89% y la ausencia de eventos adversos graves.

Las conclusiones del Estudio BENEFIC demostraron clínicamente que la ingesta del Complejo Energético BrainXpert dos veces al día durante 6 meses.

Meritene® BrainXpert: una alternativa innovadora para el abordaje del DCL.

Nestlé Health Science ha desarrollado un nuevo producto para el abordaje del Deterioro Cognitivo Leve: Meritene® BrainXpert. Es un suplemento oral innovador que incluye en su formulación el Complejo Energético BrainXpert con kMCTs y proteínas, y una mezcla de vitaminas del grupo B, formulado específicamente para compensar la alteración en el metabolismo de la glucosa asociada al DCL y para abordar el déficit de vitaminas B comúnmente asociado a la disfunción cognitiva.

Contiene varios componentes clave: el Complejo Energético BrainXpert, una combinación patentada de triglicéridos de cadena media cetogénicos (kMCTs) y proteínas, que actúan como una fuente alternativa de energía para el cerebro, y vitaminas del grupo B (B6 o piridoxina, B9 o ácido fólico y B12 o cobalamina) cuya combinación, según estudios clínicos, aporta una mejora de la memoria y la función ejecutiva en personas con DCL. Meritene® BrainXpert aporta 15 g de kMCTs y 6,5 g de proteínas por toma. Se recomiendan 2 tomas al día, una por la mañana y otra por la tarde, durante las comidas.

Meritene® BrainXpert además es un producto sin gluten y, bajo en lactosa. Se presenta en botellas de 125 ml con sabor a café moca y piña/mango. De venta en farmacias.



,