Novo Nordisk pone el foco en la Endocrinología Pediátrica


08-10-2021

La interacción entre profesionales con amplia experiencia y los más jóvenes permite un aprendizaje más enriquecedor beneficioso para ambas partes.

Talla baja, obesidad y diabetes son las patologías que acaparan el mayor número de consultas en Endocrinología Pediátrica. Esta especialidad médica estudia las patologías del sistema endocrino desde la infancia hasta la adolescencia y que está en constante evolución. Por esta razón, acaba de tener lugar el I Curso de ...

Talla baja, obesidad y diabetes son las patologías que acaparan el mayor número de consultas en Endocrinología Pediátrica. Esta especialidad médica estudia las patologías del sistema endocrino desde la infancia hasta la adolescencia y que está en constante evolución. Por esta raz

n, acaba de tener lugar el I Curso de Endocrinología Pediátrica, organizado por Novo Nordisk, con el aval de la Sociedad Española de Endocrinología Pediátrica (SEEP).

En palabras de la doctora Isolina Riaño, coordinadora del curso y especialista en Endocrinología Pediátrica en la Unidad de Endocrinología Pediátrica del Hospital Universitario Central de Asturias, "es imprescindible la formación y la actualización constante, así como la interacción entre profesionales senior, con amplia experiencia, y los más jóvenes. Esta unión generacional permite un aprendizaje muy enriquecedor porque aúna evidencia y experiencia, sin olvidar los valores de ser profesional sanitario". Así, en el curso impartido por profesionales de reconocida trayectoria han participado residentes de últimos años y adjuntos con interés en desarrollar su trayectoria profesional en esta disciplina.

Y pese a que son muchas las patologías del sistema endocrino, el curso se ha centrado en estos tres bloques terapéuticos: obesidad, diabetes y trastornos del crecimiento. Como explica la doctora Amparo Rodríguez, coordinadora del curso y responsable de Endocrinología Pediátrica del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, "obesidad y talla baja son las patologías más prevalentes del sistema endocrino en los niños, mientras que la diabetes tipo 1 es una patología crónica que, como tal, requiere tratamiento de por vida. Esto hace que las tres sean, sin duda, pilares fundamentales de nuestra disciplina ya que ocupan gran parte de nuestro día a día".

Por su parte, el doctor Roque Cardona, coordinador del curso, pediatra endocrinólogo y jefe de la Unidad de Diabetes del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona, reitera que, "son áreas muy importantes de la endocrinología pediátrica, junto con la pubertad. En los tres campos se están produciendo grandes avances y novedades que nos obligan a actualizarnos asegurar los mejores cuidados a nuestros pacientes, bien sea desde el punto de vista preventivo, como de diagnóstico y tratamiento".

Además de estos tres bloques terapéuticos, la intención del curso es que sirva de marco para el desarrollo de oportunidades de colaboración e intercambio de experiencias en este campo de la endocrinología pediátrica.

Obesidad y talla baja: presente y futuro

La obesidad infantil es una pandemia silenciosa y como llama la atención la doctora Rodríguez, "es una enfermedad que debería ser considerada como la endocrinopatía más frecuente". Además, tiene importantes connotaciones patológicas por lo que "es un reto aprender de su etiología y de las posibilidades terapéuticas que podemos tener. Sigue siendo la gran desconocida".

En la mayoría de los niños la obesidad está condicionada por múltiples factores entre los que destacan los factores ambientales, la falta de ejercicio y una alimentación no adecuada. "La ventaja que tenemos en los niños es que si conseguimos instaurar unos hábitos de vida saludables vamos a evitar que se convierta en un adulto con obesidad. A esto hay que unir un nuevo camino que es el uso de fármacos, como liraglutida 3 mg, en los adolescentes, que puede favorecer el tratamiento de esta patología, como complemento a la dieta y el ejercicio".

Sobre lo que respecta a la talla baja, la doctora Riaño advierte que tiene un importante impacto en el niño tanto en el desarrollo físico como a nivel mental: "muchas veces se acompaña de un retraso global del desarrollo (dentición, puberal, mental). En general, estos niños y niñas tienden a relacionarse y socializar más con aquellos de su tamaño que de su edad, lo que unido a un trato infantil y sobreprotector más prolongado condiciona su inmadurez".

Así que, la doctora Riaño señala que, "algunos de los retos a los que nos enfrentamos en los trastornos del crecimiento son avanzar en el desarrollo de nuevas hormonas del crecimiento de acción prolongada o tener una mirada más integral que incluya la atención psico-social y la coordinación con otros especialistas si es necesario".

Avances y retos en diabetes tipo 1

La tecnología hoy en día es parte fundamental del manejo de la diabetes tipo 1. Así lo constata el doctor Cardona: "La financiación de los sistemas de monitorización continua de glucosa en nuestro país ha cambiado drásticamente el panorama de la diabetes en la edad pediátrica, ya que influye tanto en la consecución de objetivos glucémicos como en la calidad de vida de niños/adolescentes y sus familiares. A estos hay que unir los sistemas de páncreas artificial sobre los que se sigue trabajando, por lo que esperamos que en los próximos años permitan ninguna o poca intervención humana".

Sin embargo, "aún tenemos el reto de asegurar el acceso de todos los niños y adolescentes a las terapias farmacológicas y tecnológicas que han demostrado su utilidad en la consecución de los objetivos glucémicos", señala este experto.

Además, y no menos importante, es no olvidar que la forma de abordar la diabetes en los niños difiere mucho de los adultos. Como explica el doctor Cardona, "sus características biológicas, la dependencia de sus padres o cuidadores -tanto en el manejo de su enfermedad como en la toma legal de decisiones-, o el impacto que la enfermedad tiene durante su participación en el entorno escolar, son algunos de los aspectos que condicionan un modelo de atención distinto al del adulto y que ha de ser tenido en cuenta por los pediatras".



,