La innovación en todos los ámbitos sanitarios es esencial para hacer frente a la longevidad española


08-10-2021

El uso de la telemedicina y la aplicación de las nuevas tecnologías pueden ayudar a paliar uno de los principales retos a los que se enfrentan los sistemas de salud en la actualidad: la longevidad de la sociedad española.

A principios del año 2020, en España, el número de personas mayores de 64 años ascendía a cerca de 9 millones de personas, lo que evidencia el crecimiento de la esperanza de vida en los últimos años. De la misma manra, saca a relucir un problema significativo para los sistemas ...

A principios del año 2020, en España, el número de personas mayores de 64 años ascendía a cerca de 9 millones de personas, lo que evidencia el crecimiento de la esperanza de vida en los últimos años. De la misma manra, saca a relucir un problema significativo para los sistemas de salud actuales y la presión sobre la Seguridad Social por tener que hacer frente al gasto invertido en jubilación y las correspondientes pensiones. Un contexto que conocen bien desde Telemedi, que ha encontrado en el mercado sociosanitario a uno de sus principales consumidores en tecnología y servicios en telemedicina.

España destaca por ser uno de los

países con mayor esperanza de vida del mundo. Este hecho, unido a un desplome de la natalidad en las últimas décadas alentado por diversos factores, entre los que destaca la crisis económica, ha hecho de España un país con una pirámide de población invertida. Así, resulta innegable afirmar que el envejecimiento de la población española es un hecho, como también lo es la responsabilidad de las instituciones de promover mejores hábitos hoy para la salud de mañana. En este contexto en el que la sociedad avanza hacia la longevidad, la clave puede estar en la implementación de nuevos recursos tecnológicos como la telemedicina.

Para combatir este reto, Telemedi, apuesta por la creación de un catálogo de problemas y soluciones que puedan ser no solo revisados y consultados en remoto, sino también mejorar los servicios de salud pública y garantizar que las visitas a hospitales se hagan solo cuando sea necesario. Trabajar en este tipo de soluciones permitirá que la instauración de modelos híbridos en el sector sanitario sea más sencilla para todos los actores involucrados y mejorar la atención a los pacientes.

Con presencia en más de 20 países y con más de 100.000 consultas médicas remotas, Telemedi cuenta con una cartera de más de 500 doctores en su plataforma sanitaria digital "Plug&Play", que permite realizar un seguimiento continuado, completamente personalizado y a la medida de los pacientes, incluso aquellos menos familiarizados con la tecnología.

Se trata de una plataforma que basa su filosofía en que la telemedicina y las nuevas tecnologías deben enfocarse a la tercera edad, pero también a las personas que tendrán esta edad en los próximos años (según datos recogidos por el INE en 2019, casi una de cada tres personas tendrá más de 65 años en 2060): la cuestión es que el paciente debe tener la posibilidad de elegir y saber qué vía de tratamiento escoger.

De hecho, en 2020 y 2021, el porcentaje de personas mayores de 60 años que usó los servicios de Telemedi y realizó consultas en remoto fue de alrededor de un 2,5%; teniendo en cuenta que las personas de entre 40 y 55 años constituyen en la actualidad más del 20% en la estructura de pacientes que usan los servicios de telemedicina, es fácil vaticinar que en los próximos 10 años el número de personas de la tercera edad que usen los servicios médicos a distancia crecerá de forma dinámica.

Educación e innovación para hacer frente a los nuevos retos del sector

Además de crear soluciones de telemedicina, para Telemedi, la clave está en educar a la sociedad y promover aquellos servicios que pongan la mejora de la asistencia sanitaria en primer lugar. Es el caso de la plataforma de la compañía que, gracias a la Inteligencia Artificial, permite crear un catálogo donde los médicos tienen acceso a las recomendaciones más frecuentes para los problemas más habituales a los que se enfrentan los pacientes.

Se trata de una base de datos en crecimiento constante y que ofrece información sobre los cambios estructurales de las consultas año tras año, dando muestra de cómo poco a poco va creciendo la demanda en torno a nuevas especialidades. Una tecnología innovadora que muestra que el 90% de los problemas son resueltos en las consultas a distancia, lo que confirma la eficacia de este canal de tratamiento.

Telemedi está actualmente trabajando en ofrecer nuevos servicios, como la posibilidad de medir la presión y la temperatura, realizar un electrocardiograma, comprobar la saturación, o incluso llevar a cabo un análisis detallado de la composición corporal. La idea principal es que los pacientes puedan realizar estas mediciones ellos mismos, en casa, y que los resultados puedan ser consultados con un médico especialista.

En definitiva, soluciones reales y al alcance de los mayores de 65 años y que llegan a España con el objetivo de acercar la telemedicina de forma accesible y asequible para que las personas vivan de manera más saludable, y se sientan más seguras sin importar el lugar donde se encuentren.

Covid-19 y la tercera edad

Todo esto también se aplica al contexto vivido por el Covid-19 donde vimos cómo la pandemia atacó duramente a la población de edad más avanzada, hasta el punto de que cualquier complicación, por mínima que fuera, en el sistema respiratorio del paciente, potenciaba el impacto de la enfermedad hasta convertirla en mortal (de hecho, más del 90% de los hombres y mujeres fallecidos en España por coronavirus tenían 60 años o más).

Y es que, aunque actualmente la sociedad se encuentra en proceso de inmunización y de adquisición de la inmunidad de grupo, el uso de la telemedicina puede conseguir que menos personas necesiten tratamiento hospitalario, evitando que los pacientes de la tercera edad acudan a hospitales o centros de Atención Primaria y que se han convertido en focos de infección.

Ya la crisis sanitaria vivida hace unos meses generó el aumento considerable del uso de este tipo de aplicaciones, pero poniendo el foco en las personas mayores de 65 años, se hace patente que la llegada de la telemedicina y el uso de estos servicios personalizados permiten ofrecer un servicio de control de calidad a una población que, cada vez más, demanda nuevos hábitos y formas de poner la salud en primer lugar.




,