Objetivo: mejorar la calidad de vida de los pacientes optimizando su adherencia terapéutica


14-10-2021

IM Meetings aborda ´La adherencia terapéutica o el reto sanitario del siglo XXI´. Los ponentes explican los diferentes perfiles de pacientes no adherentes y los beneficios de los Sistemas Personalizados de Dosificación (SPD). Los pacientes defienden que la farmacia debe tener un mayor protagonismo en la Sanidad española.

El título del IM Meetings de este jueves, patrocinado por Ti-Medi, la empresa que ofrece soluciones por y para farmacéuticos, fue La adherencia terapéutica o el reto sanitario del siglo XXI. Su objetivo fue detectar las principales razones que llevan a un paciente a caer en la falta de adherencia, ...

El título del IM Meetings de este jueves, patrocinado por Ti-Medi, la empresa que ofrece soluciones por y para farmacéuticos, fue La adherencia terapéutica o el reto sanitario del siglo XXI. Su objetivo fue detectar las principales razones que llevan a un paciente a caer en la falta de adherencia, un problema sanitario de primer orden que no hace más que aumentar debido al creciente número de pacientes pluripatológicos y polimedicados, y qué se puede hacer desde la farmacia comunitaria para mejorar esta tendencia.

Laura Peidró, redactora de IM Farmacias, empezó con unos datos: "Provoca en España 18.000 muertes prematuras anuales y tiene un coste para el Sistema Nacional de Salud (SNS) de 11.250 millones de euros. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), éstas son las principales consecuencias clínicas y económicas que provoca la falta de adherencia, un problema sanitario de primer orden que no hace más que aumentar debido al creciente número de pacientes pluripatológicos y polimedicados. Supone, en definitiva, un reto para los sistemas de salud de todo el mundo".

Durante el encuentro, en el que se contó con la participación de Lola Murillo, responsable de Cronicidad y Adherencia de SEFAC; Andoni Lorenzo, presidente del Foro Español de Pacientes, y Rafa Tibau, director de marketing de la empresa de soluciones por y para farmacéuticos Ti-Medi, se dieron a conocer los distintos servicios que existen actualmente para mejorar la adherencia terapéutica en las farmacias comunitarias, como son los sistemas personalizados de reacondicionamiento o dosificación (SPD), el seguimiento farmacoterapéutico o la revisión del uso de los medicamentos (RUM), entre otros.

En palabras de Peidró, "el farmacéutico comunitario es decisivo en el abordaje de la cronicidad y la adherencia terapéutica, pues es el profesional experto en el uso de los medicamentos más

cercano y accesible a la población". Sin olvidar que tiene una visión global de los medicamentos que toma el paciente, con y sin prescripción médica, y de sus circunstancias (situación social, entorno familiar, etcétera) y que puede detectar problemas relacionados con la medicación, interacciones, reacciones adversas, duplicidades u olvidos, entre otras cosas.

objetivo-mejorar-la-calidad-de-vida-de-los-pacientes-mejorando-su-adh

La primera en intervenir fue Murillo, que habló de los diferentes perfiles de pacientes no adherentes. Advirtió de que iba a referirse a la adherencia centrada en personas que toman medicamentos. Clasificó a los pacientes entre adherentes y no adherentes. Paciente adherente es el que toma el 80% de la medicación. También hay un grado de adherencia y hay pacientes que han sufrido una reacción adversa y que han dejado de tomar la medicación. El paciente no adherente, no iniciador, lo es de forma voluntaria. Hace un balance entre beneficio-riesgo, y no suele tener la percepción de su patología. Los hay que no tienen alfabetización en salud y otros en los que influyen factores sociales, culturales o emocionales. Hay dos momentos clave en los que toma la decisión. Uno es cuando va al médico y le dan el diagnóstico, cuando pasan de ser una persona sana a una persona enferma. Ese paciente sigue relaciones con otros profesionales sanitarios, que pueden detectar esa falta de adherencia. Por otro lado, está el paciente confundido. Éste no conoce su proceso, muchas veces es un anciano plurimedicado, que no entiende su medicación. El no adherente voluntario es crítico, y suele tener una mala relación con el sistema sanitario. Suele buscar en Doctor Google y en ocasiones modifica el tratamiento. En él, puede más el beneficio de no tomar la medicación que el riesgo de tomarla. Igualmente, está el paciente joven con una sola patología y un tratamiento, que tiene poco compromiso con su enfermedad.

Después, Tibau mostró los beneficios de los Sistemas Personalizados de Dosificación y diferentes propuestas de futuro apoyadas en unos proyectos en los que él ha participado. El objetivo es mejorar la calidad de vida de los pacientes haciendo más fácil la gestión de su medicación. Estos pacientes han de ser adherentes. La idea es que el paciente correcto tome la medicación correcta a la hora correcta. Desarrolló las ventajas de implantar este servicio en una farmacia. Esa farmacia fideliza y se diferencia. Se automatizan procesos, lo que se traducen en eficiencia y ésta en rentabilidad.

Hay dificultades para hacer SPD. No es un servicio fácil de implementarse. Requiere tiempo y coordinación con el médico. Hay que tener suficiente medicamento para hacerlo. Por definición, es un servicio que no es muy escalable. Ti-Medi trabaja para hacerlo más sencillo, eficiente y seguro, con una trazabilidad completa del ciclo del medicamento. Separó la tecnología que hay para SPD en semiautomáticas y automáticas. "Las máquinas no dejan de ser un trozo de hierro si no hay un software que las coordine", avisó. Su propuesta para las residencias es la de una plataforma que conecte actores. Un cambio de medicación se notificaría a la farmacia en tiempo real. El centro de Atención Primaria que valida la receta lo notificaría. El circuito permitiría comunicarse de forma oficial y todo conllevaría trazabilidad.

objetivo-mejorar-la-calidad-de-vida-de-los-pacientes-mejorando-su-adh

Finalmente, Lorenzo acercó el punto de vista del paciente en el ámbito de la falta de adherencia. "Las farmacias forman parte del SNS. A veces, nos encontramos en determinadas reuniones en las que los pacientes echamos de menos a las farmacias. El papel que tienen en el ámbito rural es muy importante. El farmacéutico es posiblemente, junto al médico de familia, el agente sanitario de más confianza", expresó. Los pacientes echan en falta que la farmacia "debe tener una estrategia más clara y definida" exactamente de lo que se quiere. Debe tener un mayor protagonismo en la Sanidad española.

Felicitó a las farmacias españolas porque "han sido el mejor agente en la pandemia, en cuanto al comportamiento y al estar ahí en la primera línea". Ha habido una mayor complicidad desde Atención Primaria y farmacia, "pero esto debe establecerse de una forma protocolizada". Alegó que el historial clínico del paciente ha de estar disponible para la farmacia. A su parecer, la falta de adherencia "es uno de los primeros síntomas de que no está funcionando bien Atención Primaria". La comunicación entre farmacéutico y médico de Atención Primaria tiene que ser "directa", porque, "cuando vamos a nuestro farmacéutico, rápidamente nos pilla si tenemos un problema de adherencia". Se mostró preocupado por la parte de las personas frágiles, de las personas mayores. El que haya una falta de adherencia del 50% se traduce en que la mitad de los pacientes no hace caso al médico de Atención Primaria.

Una vez identificadas las barreras que impiden al paciente ser adherente, ¿qué estrategia hay que adoptar? Murillo detalló un protocolo de dispensación. "Cuando en el momento de la dispensación hay medicamentos de la receta que el paciente no se lleva, hay que preguntarle el motivo. Ya sospechamos que es un paciente que puede tener un problema con la medicación", destacó. Es muy importante ver si hay discordancia, cuando un paciente no la retira porque ha habido un cambio de dosis o porque era un tratamiento temporal y se ha quedado en la receta. Cualquier profesional sanitario debe comunicarse correctamente con el paciente y escucharlo. Valoró que la relación entre profesionales es clave.

¿Se podría extrapolar a la atención domiciliaria el proyecto mostrado por Tibau? ¿Cuáles son las barreras que lo impiden actualmente? "El de la intervención coordinada en residencia es un ejemplo. Seguro que el siguiente paso es el de la atención domiciliaria", subrayó. Hay una gran posibilidad en tener los datos de los pacientes informatizados. Con las residencias, se lleva tiempo trabajando la comunicación farmacia-residencia. La dificultad ahora está en qué hay que decir y si se permite. Vio un poco lejos en que la colaboración público-privada se comunique con ciertos sistemas. Resumió que el SPD está bastante instaurado en el sector residencial y que hay potencial de mejora en el paciente ambulatorio, sobre todo en el que lo necesita, en el que se toma mal la medicación porque se le olvida o no lo gestiona bien. Es técnicamente posible, pero hace falta predisposición. Confió en que lo veremos en algún momento.

objetivo-mejorar-la-calidad-de-vida-de-los-pacientes-mejorando-su-adh

El Foro Español de Pacientes tiene por misión promocionar los derechos y deberes de las personas afectadas por la enfermedad a nivel local, regional, nacional y europeo. ¿Creen que el papel de la Farmacia está lo suficientemente aprovechado? Lorenzo insistió en que no esta aprovechado y en que es el gran reto el que la farmacia defina claramente cuál debe ser su estrategia. Los pacientes ven tanto la cara comercial como la sanitaria de las farmacias. Opinó que se podría avanzar mucho si la farmacia y los pacientes fueran de la mano.

Murillo contó que tiene el caso de una paciente que ha sido negacionista con la vacuna contra el Covid-19, porque no creía que se pudiera desarrollar en un año, pero a la que preparan SPD. "Una persona que no es adherente a una cosa puede serlo a otra", indicó. Pidió hacer una adherencia basada en la persona.




,