Los factores socioeconómicos potencian el riesgo de enfermedad cardiovascular y repercuten en la recuperación


19-11-2021

Los niveles más bajos de ingresos y educación se asocian con menores posibilidades de supervivencia ante un paro cardíaco, una correlación que se observa tanto en hombres como en mujeres.

Una nueva investigación realizada en centro de ciencias de reanimación del Instituto Karolinska constata que la educación y los ingresos económicos afectan a las tasas de supervivencia tras un paro cardíaco tanto en hombres como en mujeres. En Europa y EE. UU., las cifras de víctimas de paro cardíaco ascienden ...

Una nueva investigación realizada en centro de ciencias de reanimación del Instituto Karolinska constata que la educación y los ingresos económicos afectan a las tasas de supervivencia tras un paro cardíaco tanto en hombres como en mujeres. En Europa y EE. UU., las cifras de víctimas de paro cardíaco ascienden a 300.000 y 180.000, respectivamente, mientras la mortalidad ronda el 90 por ciento, según los datos manejados por dicho Instituto.

El trabajo, publicado en la revisa ´Circulation´, ha analizado los posibles vínculos entre los ingresos y el nivel educativo, y la supervivencia a los 30 días después de un paro cardíaco producido fuera del hospital. Para ello se utilizaron datos del registro sueco de reanimación cardiopulmonar, la base de datos LISA de Statistics Sweden y el registro de pacientes de la Junta Nacional de Salud y Bienestar, los investigadores obtuvieron sus resultados de 31.373 casos entre 2010 y 2017.

"Tanto los ingresos económicos como el nivel de educación son escasamente tenidos en cuenta en este tipo de episodios", según subrayó el primer autor del estudio, Martin Jonsson , investigador del Departamento de Ciencia Clínica y Educación, del Instituto Karolinska.

De los resultados obtenidos por los investigadores se desprende que los niveles más bajos de ingresos y educación se asocian con menores posibilidades de supervivencia, una correlación que se observó tanto en hombres como en mujeres. Si bien la renta disponible tuvo un impacto algo mayor que el nivel educativo, los investigadores no pudieron determinar ninguna relación causal al respecto.

"Las conclusiones obtenidas respaldan la importancia de las intervenciones contra las enfermedades cardiovasculares entre las personas con un nivel socioeconómico más bajo. También es vital que las personas reciban capacitación en reanimación cardiopulmonar y que los desfibriladores externos automáticos estén ampliamente disponibles en la sociedad con el fin de reducir el número de muertes por este tipo de eventos", según añadió, por su parte, Jacob Hollenber, director del Centro de Ciencias de la Reanimación del Instituto Karolinska y profesor asistente y cardiólogo de Södersjukhuset.



,