"Hoy en día ya no vale solo con saber de fármacos, hay que formarse en otros campos como, por ejemplo, en gestión de personal"


24-11-2021

¿Cómo ha evolucionado el papel del farmacéutico? ¿Hacia dónde se dirige la farmacia como espacio de salud? En a pie de calle, siempre en contacto directo con los profesionales del sector, buscamos respuestas a estas y otras preguntas clave.

Santiago Ronsin (Bizkaia) Este joven farmacéutico creció entre albarelos, fármacos y el olor de la antigua botica: "Mi madre ya era farmacéutica y siempre iba a hacerle compañía en las guardias, podríamos decir que la vocación la tenía en el ADN". ¿Cómo fueron tus inicios? "Un poco perdido al principio, ...

Santiago Ronsin (Bizkaia)

Este joven farmacéutico creció entre albarelos, fármacos y el olor de la antigua botica: "Mi madre ya era farmacéutica y siempre iba a hacerle compañía en las guardias, podríamos decir que la vocación la tenía en el ADN". ¿Cómo fueron tus inicios? "Un poco perdido al principio, pero intenté aprender de mi madre y de mis compañeras y seguir formándome todo lo que podía y más. Creo que en el mundo de la farmacia tienes que estar al día de todo y dar un buen servicio".

Una profesión en contacto directo con el paciente, sin duda: "El trato personal es muy gratificante porque ves cómo les ayudas, y lo valoran y te lo agradecen". Esto es especialmente significativo en una farmacia como la suya, de barrio, a la que acude una población fundamentalmente envejecida: "El paciente habitual es una persona de avanzada edad y polimedicado".

Santiago lleva pocos años en la profesión, pero los suficientes para ver ya cambios relevantes. "Internet y las nuevas tecnologías han modificado nuestra forma de relacionarnos con los pacientes", nos advierte, y añade: "Creo que también en algunos casos, al ser un sistema privado, se nos está excluyendo del sistema sanitario, y que en ocasiones estamos perdiendo la relación con los otros profesionales de la salud".

Una farmacia moderna que exige también estar formado en otras áreas: "Cada vez hay que trabajar más a nivel de empresa. Hoy en día ya no vale solo con saber de fármacos, hay que formarse en gestión de experiencia cliente, gestión de personal, técnicas de marketing y retail, etc., que, aunque son cuestiones que se llevan haciendo toda la vida sin saberlo, ahora se están profesionalizando".

La influencia de internet también ha supuesto un cambio en la

demanda: "En mi farmacia dispensamos sobre todo medicamentos, ya que está cerca de un ambulatorio y en una zona de población envejecida. Pero con la irrupción de internet ha bajado la venta de parafarmacia, como los productos dermocosméticos".

La farmacia debe especializarse para ser una farmacia competitiva. "Si queremos ser competitivos con las grandes superficies debemos potenciar nuestro consejo y nuestros conocimientos", reconoce Santiago.

De lo que no hay duda es que la farmacia comunitaria ha de ser una farmacia asistencial: "Servicios como el SPD son muy necesarios, ya que se evitan duplicidades, medicación innecesaria que acaba en el SIGRE, con su consecuente disminución del gasto farmacéutico. Por no hablar de lo más importante, que es que nos aseguramos de que hay una buena adherencia al tratamiento por parte del paciente".

¿Será sostenible la farmacia del futuro? "La situación que están provocando los recortes con los continuos decretos y bajadas de medicamentos va a llegar un punto que se vuelva insostenible. Ya llevamos unos años lidiando con los continuos desabastecimientos y también creo que llevarán a una precarización del sector".



,