Acercamiento a la rosácea

El propio nombre de la rosácea ya sugiere una de sus principales características: la rojez en la cara.

Por la Dra. Lorea Bagazgoitia Dermatóloga El propio nombre de la rosácea ya sugiere una de sus principales características: la rojez en la cara. Se trata de una enfermedad crónica de la piel, exclusivamente de la cara, que afecta a adultos, más frecuentemente mujeres y casi siempre por encima de los ...

Por la Dra. Lorea Bagazgoitia Dermatóloga

El propio nombre de la rosácea ya sugiere una de sus principales características: la rojez en la cara. Se trata de una enfermedad crónica de la piel, exclusivamente de la cara, que afecta a adultos, más frecuentemente mujeres y casi siempre por encima de los 30 años. Los niños no padecen rosácea. Es difícil conocer la prevalencia exacta de la rosácea, pero ciertos estudios realizados en Europa y Norte América indican que la padece alrededor del 5% de la población adulta. Por esto es una enfermedad por la que muchas personas acuden a las consultas de los dermatólogos y no dudo que sea similar en la oficina de farmacia.

Siendo más habitual en las personas de piel clarita, las características fundamentales de la rosácea son la rojez y la aparición de granitos. La primera puede ser permanente o puede presentarse de forma más acentuada ante determinados estímulos (flushing), como los cambios de temperatura o el ejercicio físico. Por su parte, los granitos suelen tener un aspecto rojo, más o menos inflamatorio. No es raro ver alguna pústula también. Normalmente aparecen en la zona central de la cara: sobre las mejillas, así como nariz. Podemos verlos en la frente, pero si surgen en el cuello o zona mandibular es probable que no se trate de este cuadro. Por otro lado, característicamente los granitos de la rosácea no van acompañados de comedones, aunque puede darse en paralelo con un acné, por lo que esta descripción no es válida en todos los casos. Existe un tipo especial de rosácea, llamado `rosácea fimatosa´, que afecta sobre todo a hombres. En estos casos, las lesiones se agrupan sobre todo en la nariz, haciéndola más abollonada y progresivamente de mayor tamaño y dando un aspecto a largo plazo de `borracho´. La rosácea también puede afectar a los ojos. En esta situación, el paciente siente una sensación de cuerpo extraño, pudiendo aparecer rojez, granitos o costras en el borde palpebral. En tal caso, será necesaria la valoración por un oftalmólogo.

¿Cuál es su causa?

Desde el momento en que hay pacientes con solo rojez (que en unos casos es permanente y en otros no), otros solo con granitos y otros con ambas manifestaciones, es probable que el término rosácea sea una especie de cajón de sastre donde incluimos muchos cuadros que no sean exactamente lo mismo. Es posible que, con el tiempo, varíe la terminología en relación con su diagnóstico.

Se han descrito diferentes factores que influyen en la aparición de rojez y granitos. Por una parte, se sabe que existe una desregulación del sistema inmune a nivel local, tanto del innato como del adaptativo. Cabe destacar que a nivel cutáneo hay una mayor producción de catelicidinas, péptidos capaces de aumentar la reactividad vascular y la inflamación local.

En segundo lugar, la presencia del demodex folliculorum en la piel facial tiene relevancia en cuanto al desarrollo de brotes de rosácea. Este ácaro vive de forma normal en los folículos de la piel facial, pero su frecuencia es mayor en personas con rosácea. La relación de la rosácea con el microbioma intestinal, así como la presencia de helicobacter pylori, no han sido suficientemente demostrados a día de hoy.

En tercer lugar, los vasos cutáneos en las personas con rosácea son más reactivos a los estímulos que en personas sin la enfermedad. Esto hace que se vasodilaten ante fricción, cambios de temperatura o ejercicio, haciendo que la piel se torne roja. Sin embargo, los mecanismos por lo que esto ocurre no están claros.

Para leer el artículo completo haz clic en el PDF adjunto

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Cookie Consent

This website uses cookies or similar technologies, to enhance your browsing experience and provide personalized recommendations. By continuing to use our website, you agree to our Privacy Policy

Nuestros Podcasts