Hacerles la vida más fácil

Dermatitis atópica, dermatitis de pañal, acné neonatal, sudamina y costra láctea... Son problemas de la piel habituales de los bebés, y en nuestras manos está aportarles soluciones para un mayor bienestar.

El cuidado de la piel del bebé requiere productos adecuados a su frágil estructura. Compuesta por tres capas: epidermis, dermis e hipodermis, el estrato córneo es cinco veces más ­ no, permeable y, por tanto, hipersensible y fácilmente irritable. Semanas después del nacimiento, las glándulas sebáceas dejan de funcionar y alcanzan ...

El cuidado de la piel del bebé requiere productos adecuados a su frágil estructura. Compuesta por tres capas: epidermis, dermis e hipodermis, el estrato córneo es cinco veces más ­ no, permeable y, por tanto, hipersensible y fácilmente irritable.

Semanas después del nacimiento, las glándulas sebáceas dejan de funcionar y alcanzan su funcionamiento óptimo en la adolescencia. A su vez, las glándulas sudoríparas secretan poco sudor y de forma irregular, lo que aumenta el riesgo de deshidratación. Y muy importante: los melanocitos son inmaduros, por lo que no les protegen del sol. La total dependencia del bebé al adulto durante los primeros años, obliga a estar atentos a cualquier señal que nos alerte de incomodidad o malestar. Y la piel, como órgano barrera, es indicador de ello. Hablamos de una piel muy delicada, en continuo desarrollo, por lo que es más vulnerable a distintos tipos de agresiones desde las variaciones de temperatura a irritaciones por roce.

Por otro lado, la piel del bebé absorbe agua con la misma rapidez y facilidad con la que la pierde, por tanto, esto puede ayudar a la hora de protegerla contra la sequedad. Además, se trata de una piel mucho más activa que la piel adulta, debido a un ritmo de desarrollo acelerado de las células cutáneas.

Todo ello hace de la piel del bebé un órgano delicado que necesita ser tratado con productos especialmente formulados para dar respuesta a sus necesidades.

Atentos a la dermatitis atópica (DA)

Qué es y cómo tratarla. Ésta es una de las consultas más frecuentes que reciben tanto el pediatra como el farmacéutico. Actualmente, un 20% de niños tiene la piel atópica. La dermatitis cutánea se mani­ esta en forma de rojeces e in‑ amación, aparece dentro del primer año de vida, a partir de los dos o tres meses de edad, y puede durar hasta la adolescencia o la edad adulta. Como zonas en las que puede manifestarse destacan el rostro, el tórax anterior y la cara externa de las extremidades.

Como consejos generales hay que evitar la utilización de prendas de tejidos sintéticos y lana, y optar por las de algodón. Es conveniente un aclarado extra a la hora de lavar la ropa para que no queden restos de jabón y no utilizar suavizantes que puedan ser agresivos para la piel. Es importante, asimismo, vigilar la temperatura ambiental, que debe ser estable, entre los 18 y los 23 ºC y sin cambios bruscos.

En cuanto a los productos utilizados, hay que evitar el uso de jabones comunes, espumas y baños muy prolongados. Y recomendar dermocosméticos específicos para la prevención de los molestos brotes y el mantenimiento en buen estado de la piel del bebé.

Para leer el artículo completo haz clic en la imagen principal o en el PDF adjunto

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Cookie Consent

This website uses cookies or similar technologies, to enhance your browsing experience and provide personalized recommendations. By continuing to use our website, you agree to our Privacy Policy

Nuestros Podcasts