La contaminación ambiental, ¿una amenaza para el desarrollo del cerebro?

El impacto de la contaminación del aire en el desarrollo del cerebro, a nivel poblacional, podría ser sustancial incluso si los efectos a nivel individual son más reducidos.

Más del 90 por ciento de la población mundial respira aire con concentraciones de partículas por encima de las pautas recomendadas por la OMS. Es por ello que investigadores de la Universidad Simon Fraser (SFU) (Canadá) en colaboración con científicos de EE.UU. y Mongolia han llevado a cabo un estudio ...

Más del 90 por ciento de la población mundial respira aire con concentraciones de partículas por encima de las pautas recomendadas por la OMS. Es por ello que investigadores de la Universidad Simon Fraser (SFU) (Canadá) en colaboración con científicos de EE.UU. y Mongolia han llevado a cabo un estudio para comprobar las consecuencias que puede tener la contaminación del aire en el desarrollo del cerebro de los niños.

Para el estudio, publicado en ´Environmental Health Perspectives´ se seleccionaron a 540 mujeres embarazadas en Ulaanbaatar, Mongolia, para participar en el estudio Ugaar (Ulaanbaatar Gestation and Air Pollution Research, UGAAR), uno de los lugares con las peores calidades de aire del mundo, superando con creces las pautas establecidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Las mujeres llevaban menos de 18 semanas de embarazo, no fumaban y no habían usado previamente dispositivos de filtración de aire en sus hogares. Fueron asignados aleatoriamente al grupo de control o de intervención. Al grupo de intervención se le proporcionó uno o dos filtros de aire con filtro HEPA y se le animó a utilizar los filtros de aire continuamente durante el embarazo. Los filtros de aire se retiraron de la casa una vez que nació el niño.

Posteriormente, los investigadores midieron el cociente de inteligencia a escala completa (FSIQ) de los niños a los cuatro años de edad utilizando la Escala de inteligencia de preescolar y primaria de Weschler. Detectaron que los nacidos de madres que habían usado filtros de aire tenían un FSIQ promedio que era 2.8 puntos más alto que el grupo que no usó un filtro de aire durante el embarazo.

"Estos resultados, combinados con la evidencia de estudios previos, implican fuertemente la contaminación del aire como una amenaza para el desarrollo del ", subrayó Ryan Allen, profesor de salud ambiental en la Facultad de Ciencias de la Salud de SFU.

La investigación sugiere que las habilidades verbales de un niño pueden ser particularmente sensibles a la exposición a la contaminación del aire, dado que los niños en el grupo de intervención también tuvieron puntajes de índice de comprensión verbal promedio significativamente más altos, lo cual es consistente con los resultados de estudios observacionales previos.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Cookie Consent

This website uses cookies or similar technologies, to enhance your browsing experience and provide personalized recommendations. By continuing to use our website, you agree to our Privacy Policy

Nuestros Podcasts