La AEMA advierte que el 10% de casos de cáncer en la UE se relacionan con la contaminación

La Agencia Europea del Medio Ambiente ha elaborado, por primera vez, un informe sobre los vínculos entre el cáncer y agentes contaminantes.

Con casi 3 millones de pacientes nuevos y 1,3 millones de muertes cada año en toda la Unión Europea, el cáncer causa graves perjuicios en la salud de las personas,y en los costes económicos, que se estimqron en alrededor de 178 000 millones de euros solo en 2018. La AEMA ha investigado ...

Con casi 3 millones de pacientes nuevos y 1,3 millones de muertes cada año en toda la Unión Europea, el cáncer causa graves perjuicios en la salud de las personas,y en los costes económicos, que se estimqron en alrededor de 178 000 millones de euros solo en 2018.

La AEMA ha investigado por primera vez los vínculos entre el cáncer y el medio ambiente, y examinado los últimos datos científicos sobre contaminación atmosférica, radón, radiación ultravioleta, humo de tabaco de segunda mano y sustancias químicas. El informe resultante estima que los riesgos ambientales y laborales son responsables de cerca del 10 % de los casos de cáncer en Europa.

"Las conclusiones de la Agencia Europea de Medio Ambiente muestran muy claramente la estrecha interrelación que existe entre la salud de nuestro planeta y la de nuestros ciudadanos. Se calcula que cada año se pierden en Europa más de un cuarto de millón de vidas a causa del cáncer relacionado con el medio ambiente. Siempre es mejor prevenir que curar y, como parte del Plan Europeo de Lucha contra el Cáncer, hemos asumido un firme compromiso de reducir los contaminantes en el agua, el suelo y el aire", según la comisaria de Salud y Seguridad Alimentaria de la UE, Stella Kyriakides.

Hans Bruyninckx, director ejecutivo de la AEMA, añadió:"somos testigos del impacto que tiene la contaminación de nuestro medio ambiente en la salud y la calidad de vida de los ciudadanos europeos y, por eso, la prevención de la contaminación es tan crucial para nuestro bienestar. La reducción de la contaminación a través del Plan de Acción ``Contaminación cero´´ de la UE y la Estrategia de Sostenibilidad para las Sustancias Químicas, así como la aplicación rigurosa de otras políticas existentes de la UE, contribuiría en gran medida a reducir los casos de cáncer y las muertes asociadas. Sería una inversión eficaz en el bienestar de nuestros ciudadanos".

Riesgos ambientales

Según se expone en dicho informe, la contaminación atmosférica (tanto interior como exterior) está relacionada con alrededor del 1 % de todos los casos de cáncer en Europa y causa aproximadamente el 2 % de todas las muertes por cáncer. Si consideramos solo el caso del cáncer de pulmón, esta cifra aumenta hasta el 9 % de las muertes. En estudios recientes se han detectado relaciones entre la exposición prolongada a las partículas en suspensión, un contaminante fundamental de la atmósfera, y la leucemia en adultos y niños.

El radón y la radiación ultravioleta también contribuyen significativamente a la incidencia del cáncer en Europa. La exposición al radón en recintos cerrados se asocia a hasta el 2 % de todos los casos de cáncer y a uno de cada diez casos de cáncer de pulmón en Europa, mientras que la radiación ultravioleta natural puede ser responsable de hasta el 4 % de todos los casos de cáncer en Europa. En concreto, la incidencia del melanoma, una forma grave de cáncer de piel, ha aumentado en Europa durante los últimos decenios.

La exposición al humo de tabaco de segunda mano puede incrementar el riesgo global de todos los cánceres hasta en un 16 % en personas que nunca han sido fumadoras. En torno al 31 % de los europeos están expuestos al humo de tabaco ajeno en el hogar, el trabajo, durante el ocio, en instituciones educativas o en entornos públicos.

Determinadas sustancias químicas utilizadas en los lugares de trabajo europeos y liberadas al medio ambiente son carcinógenas y contribuyen a causar cáncer. Además, se sabe o se sospecha que algunas de estas sustancias químicas pueden inducir cáncer en varios órganos: entre estas sustancias se encuentran el plomo, el arsénico, el cromo, el cadmio, la acrilamida, los plaguicidas, el bisfenol A y las sustancias perfluoroalquiladas y polifluoroalquiladas (PFAS).

Todas las formas de amianto son carcinógenos bien conocidos, asociados al mesotelioma y al cáncer de pulmón, así como al cáncer de laringe y ovario. Aunque la UE prohibió el amianto en 2005, sigue presente en edificios e infraestructuras, causando la exposición al mismo de los trabajadores que realizan tareas de renovación y demolición. Además, los cánceres se manifiestan también muchos años después de la exposición, y se calcula que el amianto representa entre el 55 y el 88 % de todos los casos de cáncer de pulmón de origen profesional.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Cookie Consent

This website uses cookies or similar technologies, to enhance your browsing experience and provide personalized recommendations. By continuing to use our website, you agree to our Privacy Policy

Nuestros Podcasts