La exposición a la luz durante el sueño incrementa la obesidad, la presión arterial y la diabetes

Las luces nocturnas, la televisión encendida y los teléfonos móviles durante las horas nocturnas podrían estar relacionados con tasas de enfermedad significativamente más altas.

Un nuevo estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Northwestern en Illinois (EEUU) sugiere que personas expuestas a distintas fuentes de luz mientras duermen por la noche corren mayor riesgo de de ser obesos, tener presión arterial alta y diabetes. "Ya sea desde el móvil, con el televisor ...

Un nuevo estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Northwestern en Illinois (EEUU) sugiere que personas expuestas a distintas fuentes de luz mientras duermen por la noche corren mayor riesgo de de ser obesos, tener presión arterial alta y diabetes.

"Ya sea desde el móvil, con el televisor encendido durante la noche o la contaminación lumínica en una gran ciudad, vivimos entre una gran cantidad de fuentes artificiales de luz que están disponibles las 24 horas del día", subrayó la autora correspondiente del estudio, la Dra. Minjee Kim, profesora asistente de neurología en la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern.

Los investigadores del estudio, publicado en la revista ´Sleep´ se sorprendieron al descubrir que menos de la mitad de los 552 participantes del estudio tenían constantemente un período de cinco horas de oscuridad total por día. El resto de los seleccionados estuvieron expuestos a puntos de luz incluso durante los períodos más oscuros de cinco horas del día, que generalmente estaban en medio de su nocturno. La exposición a la luz se midió con un dispositivo de muñeca y se siguió durante siete días.

"Es importante que las personas eviten o minimicen la cantidad de exposición a la luz durante el sueño", según la coautora principal, la Dra. Phyllis Zee, jefa de medicina del sueño en Feinberg y médica de Northwestern Medicine.

Consejos para evitar la luz durante el sueño

Estos investigadores incluyeron una serie de recomendaciones en su estudio tales com:

-No encender las luces. Si necesita tener una luz encendida (que los adultos mayores pueden querer por seguridad), que sea una luz tenue que esté más cerca del piso.

El color es importante. Una luz ámbar o roja/naranja es menos estimulante para el cerebro. No utilizar luz blanca o azul y mantenla alejada de la persona que duerme.

Las gafas oscuras o antifaz para los ojos son buenos en caso de no poder controlar la luz exterior. También se puede cambiar la posición de la cama para que la luz exterior no afecte directamente a la persona que duerme.

El equipo investigador está ahora considerando un estudio de intervención para probar si la restauración del ciclo natural de luz y oscuridad mejora los resultados de salud.

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Cookie Consent

This website uses cookies or similar technologies, to enhance your browsing experience and provide personalized recommendations. By continuing to use our website, you agree to our Privacy Policy

Nuestros Podcasts