Insomnio postvacacional: consejos para superarlo

El mes de septiembre supone el fin del verano y, con ello, el fin de las vacaciones y la vuelta a la rutina y al trabajo. Una situación que puede provocar el llamado síndrome postvacacional.

El síndrome postvacacional puede aparecer como parte del proceso de readaptación, que provoca alteraciones tanto físicas como psicológicas, tales como ansiedad, nerviosismo, apatía, cansancio, bajo estado anímico, insomnio e incluso dolor de cabeza y trastornos gastrointestinales, como la falta o el exceso de apetito. Según comenta el Dr. Jesús Recio, ...

El síndrome postvacacional puede aparecer como parte del proceso de readaptación, que provoca alteraciones tanto físicas como psicológicas, tales como ansiedad, nerviosismo, apatía, cansancio, bajo estado anímico, insomnio e incluso dolor de cabeza y trastornos gastrointestinales, como la falta o el exceso de apetito. Según comenta el Dr. Jesús Recio, médico internista del Hospital Vithas Valencia 9 de Octubre, "la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (SEMFYC) ha estimado que el síndrome postvacacional llega a afectar a un 40% de la población, teniendo habitualmente más repercusión en las mujeres". Según el doctor Recio, "el 20% de los afectados consigue recuperarse del todo en tan solo dos días, pero el 35% arrastra los síntomas y las molestias durante dos semanas".

Decimos que las vacaciones son para recuperar sueño, pero es todo lo contrario

Venimos de no utilizar el despertador, acostándonos tarde, levantándonos cuando el sol ya está alto, no perdonando la siesta... Y todo eso afecta, y afecta mucho, a nuestro sueño, por lo que la vuelta a la normalidad se nos puede hacer muy complicada.

Para combatir el insomnio, uno de los síntomas del síndrome postvacacional, compartimos algunos consejos publicados por la Sleep Foundation para intentar que duermas adecuadamente casi desde el primer día:

1. Diseña un dormitorio que induzca al sueño

Un consejo fundamental para ayudar a conciliar el sueño de forma rápida y sencilla es hacer de tu dormitorio un lugar de confort y relajación. Aunque esto puede parecer obvio, a menudo se pasa por alto, lo que contribuye a las dificultades para conciliar el sueño y dormir toda la noche. Al diseñar un entorno de inducción al sueño, concéntrate en maximizar la comodidad y minimizar las distracciones.

2. Optimiza tu horario de sueño

Tomar el control del horario de sueño diario es un paso poderoso para dormir mejor. Establece una hora fija para ir a dormir y despertar y asegúrate de que estás durmiendo la cantidad recomendada cada noche. Es importante tener cuidado con las siestas y ajustar tu horario gradualmente.

3. Elabora una rutina previa a la cama

En la medida de lo posible, intenta crear una rutina cada noche. Esto ayuda a reforzar los hábitos saludables y le indica a la mente y al cuerpo que se acerca la hora de acostarse.

Para leer el artículo completo haz clic en el PDF adjunto

Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.