Consejos sobre la gestión de compras, surtido, proveedores y stock

El farmacéutico titular debería centrarse en aquellas tareas clave frente a tareas más operativas y automatizables.

Por José Ibáñez, farmacéutico Una farmacia media tiene entre tres y seis personas en el equipo, en la mayoría de los casos realizando funciones con gran polivalencia, de tal manera que cuando el responsable de una tarea no está, hay otros que pueden sustituirlo. Conforme la farmacia va creciendo hay una ...

Por José Ibáñez, farmacéutico

Una farmacia media tiene entre tres y seis personas en el equipo, en la mayoría de los casos realizando funciones con gran polivalencia, de tal manera que cuando el responsable de una tarea no está, hay otros que pueden sustituirlo. Conforme la farmacia va creciendo hay una mayor especialización: suele haber un responsable de almacén, un responsable de compras, de formulación o un gerente, que abandonan la atención al público y que, en cierto modo, van perdiendo polivalencia. El abandono de la atención al paciente por parte del titular, sin lugar a duda, tiene consecuencias, como también las tiene una incorrecta gestión del escaso tiempo de este.

El farmacéutico titular debería centrarse en aquellas tareas clave frente a tareas más operativas y automatizables. Tareas como liderar, supervisar situaciones complejas en los pacientes, protocolos, revisión de la nueva legislación... Son las propias del titular de una farmacia. Tareas como liderar, revisar procesos, supervisar situaciones complejas y marcar la estrategia, son las propias del gerente de una farmacia.

Lo que mejor sabe hacer el responsable de compras es encontrar oportunidades y rápidamente convertirlas en buenos negocios. Sin embargo, el buen farmacéutico titular o el gerente de la farmacia debe tener una visión holística de todo el sistema. El responsable de compras tiene una visión táctica, pero el gerente debe tener una visión estratégica. Desde esta visión, se trataría de elegir bien el surtido, proveedores y sistema que permita reducir al mínimo las faltas dedicando el mínimo stock, el mínimo de proveedores y el mínimo de recursos (tiempo, personas, stock, dinero y espacio).

En pleno siglo XXI, por conveniencias de la industria, se dedica muchísimo tiempo a la atención de los delegados y al proceso de compras, cuando existe tecnología suficiente para una mayor digitalización que permita ahorro de tiempo. El objetivo, por parte de nuestros poderosos proveedores, no es otro que dedicar tiempo muy rentable para ellos, con el gancho de descuentos por las cargas en las compras, las denominadas acciones de sell-in.

Una buena gestión de las compras y del surtido de la farmacia tiene como principal recompensa un mayor nivel de servicio al cliente y, como consecuencia, el margen y reputación que genera. La clave está en hacerlo invirtiendo el mínimo tiempo, especialmente de las personas más cualificadas, e invirtiendo el mínimo de recursos como almacén, valor del stock, etcétera. La complejidad suele aparecer cuando se buscan diferentes objetivos, y lo normal es que estos acaben siendo contrapuestos.

Para leer el artículo completo haz clic en el PDF adjunto

Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.