"El dolor se tiene que trabajar de una manera multidisciplinar"

Su prevalencia es muy elevada en todo el mundo. Aquí, “uno de cada seis españoles padece dolor crónico”.

Edelmira Córcoles, coordinadora del grupo de Dolor de SEFAC Prácticamente, todos sufrimos dolor. "En algún momento de nuestra vida sentimos dolor", sostiene Edelmira Córcoles. Su prevalencia es muy elevada en todo el mundo. Aquí, "uno de cada seis españoles padece dolor crónico". Alude a la de­finición del dolor por parte de ...

Edelmira Córcoles, coordinadora del grupo de Dolor de SEFAC

Prácticamente, todos sufrimos dolor. "En algún momento de nuestra vida sentimos dolor", sostiene Edelmira Córcoles. Su prevalencia es muy elevada en todo el mundo. Aquí, "uno de cada seis españoles padece dolor crónico". Alude a la de­finición del dolor por parte de la Asociación Internacional para el Estudio del Dolor (IASP, por sus siglas en inglés). "En 2020, incorpora una serie de consideraciones para la de­finición del dolor: nadie tiene que sufrir; el no poder hablar o no poder expresarse no es motivo para que, a la persona que lo padece, no se le proporcione una analgesia. Además de los factores biológicos influyen también otros factores, como son los psicológicos y los sociales", explica. Recuerda que entran todos los días en la farmacia muchas personas con dolor, tanto dolor agudo como dolor crónico.

La coordinadora del grupo de Dolor de la Sociedad Española de Farmacia Clínica, Familiar y Comunitaria (SEFAC) alega que "el dolor se tiene que trabajar desde muchísimas vertientes, de una manera multidisciplinar, no sólo el médico, sino que han de intervenir varios agentes sanitarios y, entre ellos, los farmacéuticos".

"Somos los primeros agentes a los que acuden por accesibilidad y proximidad. Al principio de padecer un dolor, lo primero que haces es ir a por un analgésico, para hacer desaparecer el dolor. El dolor agudo se puede abordar con el servicio farmacéutico profesional asistencial de indicación", prosigue. SEFAC ha elaborado, a través del proyecto INDICA+PRO, unos protocolos consensuados con sociedades cientí­ficas médicas y criterios de derivación para síntomas menores. "Deberíamos trabajar todos con protocolos para ayudar al paciente", de­ ende.

Puntualiza que hablamos de dolores agudos cuando son de menos de tres meses. Pueden ser desde una cefalea a un dolor de oído, un dolor dental o un dolor menstrual, entre otros. El farmacéutico es clave en la adherencia y en la educación sanitaria tanto del dolor agudo como el crónico. Cuando ya hablamos de dolores crónicos, "el dolor crónico es una enfermedad en sí, y ha estado muy poco catalogado como tal", analiza Córcoles.

ATRAPADOL es el servicio profesional farmacéutico asistencial sanitario de ayuda al tratamiento del paciente con dolor de SEFAC. "Nos capacitamos y después actuamos con este servicio. En ­ bromialgia, en artritis, en artrosis, en lumbalgia, en migrañas. Hay que ir con cuidado con la automedicación, que es muy peligrosa. Cuando tienes dolor, te automedicas. Hay cefaleas producidas por abuso de analgésicos. Hay fármacos que producen dolor y hay un porcentaje muy elevado de ingresos hospitalarios debido a reacciones adversas a los medicamentos, donde el papel del farmacéutico es importante", asevera. Respecto al resultado de estos servicios, dice que son positivos. Hace especial hincapié en lo positivo de trabajar con el servicio de dolor ATRAPADOL y en el servicio de indicación. "En ambos servicios trabajamos con tratamiento farmacológico y no farmacológico", comenta Córcoles. Se puede actuar en el terreno de la alimentación y en el de ejercicio físico. Destaca que "un dolor crónico muchas veces no se puede curar". Considera que sí se puede ver cómo disminuye y mejora la calidad de vida. A su parecer, "lo importante es mejorar esa calidad de vida, acompañando al paciente". En ese sentido, es una enfermedad que "necesita empatía y comprensión".

Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.