Menor riesgo de ictus con apixabán

El fármaco muestra superioridad frente a rivaroxabán en la fibrilación atrial y en las valvulopatías.

Un estudio basado en datos de aseguradoras médicas estadounidenses indica que en pacientes con fibrilación atrial o enfermedades valvulares el riesgo de ictus isquémico es menor con apixabán que con rivaroxabán. El análisis comparó dos grupos de casi 10.000 pacientes cada uno, en los que las respectivas medicaciones habían sido ...

Un estudio basado en datos de aseguradoras médicas estadounidenses indica que en pacientes con fibrilación atrial o enfermedades valvulares el riesgo de ictus isquémico es menor con apixabán que con rivaroxabán. El análisis comparó dos grupos de casi 10.000 pacientes cada uno, en los que las respectivas medicaciones habían sido iniciadas por primera vez. En el periodo de 7 años considerado, el riesgo de ictus y de embolismos sistémicos en el grupo tratado con apixabán fue un 43% menor, con una reducción del 49% en el riesgo de hemorragia intestinal o intracraneal. El número de pacientes que experimentó esos accidentes divergió casi inmediatamente entre los dos grupos, con mayor incidencia en el grupo con rivaroxabán, ya a los 6 meses, en una tendencia que fue confirmada a los 12 meses. Los investigadores determinaron que la tasa de accidentes vasculares, tanto isquémicos como hemorrágicos, por paciente y año de seguimiento, fue del 0.91 y del 0.52% con rivaroxabaán y apixabán, respectivamente.

Sean Hennessy, Catedrático de Epidemiología de la Universidad de Pennsylvania y director del estudio, afirma que, a falta de ensayos aleatorizados de comparación directa entre anticoagulantes orales directos, los clínicos deberían considerar los actuales resultados a la hora de seleccionar terapias anticoagulantes en los grupos de pacientes indicados.

Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.