La formulación magistral en el Reino Unido

La mayor diferencia en la formulación magistral entre Reino Unido y España es que las farmacias británicas no elaboran fórmulas magistrales, sino que se centran solamente en la correcta dispensación tras una meticulosa comprobación.

Por Javier Velasco Martínez, farmacéutico comunitario en España y Reino Unido. Para satisfacer las necesidades de los prescriptores del Reino Unido, cuando un medicamento no está autorizado para su comercialización, el Comité Negociador de Servicios Farmacéuticos del Reino Unido establece la siguiente de­finición: "Los productos especiales (specials en inglés) son medicamentos ...

Por Javier Velasco Martínez, farmacéutico comunitario en España y Reino Unido.

Para satisfacer las necesidades de los prescriptores del Reino Unido, cuando un medicamento no está autorizado para su comercialización, el Comité Negociador de Servicios Farmacéuticos del Reino Unido establece la siguiente de­finición: "Los productos especiales (specials en inglés) son medicamentos sin licencia fabricados en el Reino Unido para uso humano, los cuales han sido especialmente preparados para satisfacer la demanda de una receta para un paciente particular, sin la necesidad de que el fabricante tenga una autorización de comercialización para ese producto en concreto". Muchos de estos productos especiales están ­financiados por el Sistema Nacional de Salud Británico (National Health Service, NHS), que establece dos listas en función de si los productos son:

  • Fórmulas de dosi­ficación no sólidas: cremas, lociones, pomadas o líquidos (tanto orales como tópicos).
  • Medicamentos sólidos sin licencia de comercialización: comprimidos y cápsulas.

Estas listas se encuentran identifi­cadas con los precios a ­financiar en el drug tariff­ o Libro de Tarifas de Medicamentos.

Sin embargo, la mayor diferencia en la formulación magistral entre Reino Unido y España es que las farmacias británicas no elaboran fórmulas magistrales, sino que se centran solamente en la correcta dispensación tras una meticulosa comprobación, tanto física del producto, como clínica de la prescripción, dosis, peso y edad del paciente, entre otros aspectos.

La forma de trabajar, una vez recibida una receta del prescriptor para una fórmula especial, es hacer el pedido como farmacia elaboradora. Los almacenes de distribución suelen ofrecer el servicio de realizar el encargo, o la farmacia puede elegir ir directamente al laboratorio fabricante que ellos deseen y hacer el pedido tras ­firmar un contrato de alta.

No hay muchos laboratorios elaboradores de fórmulas magistrales especiales, aunque el volumen de elaboración es bastante grande, y se reparte principalmente entre los más grandes: Rosemont, Specialslab, IPS pharma, y algunos más pequeños como Rockshaw, HPS, etc.

Para leer el artículo completo haz clic en el PDF adjunto

Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.