La exposición a luz artificial exterior por la noche se asocia a mayor riesgo de diabetes

La exposición a la luz artificial por la noche es un factor de riesgo ambiental omnipresente en las sociedades modernas.

Un nuevo estudio publicado en ´Diabetologia´, la revista de la Asociación Europea para el Estudio de ...

Un nuevo estudio publicado en ´Diabetologia´, la revista de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD) concluye que la luz artificial exterior por la noche se asocia a un control deficiente de la glucosa en sangre y a un mayor riesgo de diabetes, atribuyéndose a la exposición a la la iluminación exterior más de 9 millones de casos de la enfermedad en adultos chinos.

El estudio ha sido realizado por el doctor Yu Xu y sus colegas del Instituto de Enfermedades Endocrinas y Metabólicas de Shanghai, del Hospital Ruijin, de la Facultad de Medicina de la Universidad Jiaotong de Shanghai (China).

La exposición a la luz artificial por la noche es un factor de riesgo ambiental omnipresente en las sociedades modernas. La intensidad de la contaminación lumínica urbana ha aumentado hasta el punto de que no sólo afecta a los residentes de las grandes ciudades, sino también a los de zonas alejadas, como los suburbios y los parques forestales, que pueden estar a cientos de kilómetros de la fuente de luz. Se estima que el 83% de la población mundial y más del 99% de la de Estados Unidos y Europa viven bajo cielos contaminados por la luz.

Por ello, los autores señalan que, "a pesar de que más del 80% de la población mundial está expuesta a la contaminación lumínica nocturna, este problema ha recibido poca atención por parte de los científicos hasta los últimos años".

El ciclo diurno-nocturno de 24 horas de la Tierra ha hecho que la mayoría de los organismos, incluidos los mamíferos, tengan un sistema de sincronización circadiano incorporado (de aproximadamente 24 horas) que está adaptado a la secuencia natural de períodos de luz y oscuridad. Se ha comprobado que la contaminación lumínica altera el ritmo circadiano de insectos, aves y otros animales, lo que provoca su muerte prematura y la pérdida de biodiversidad.

La luz artificial nocturna también se ha implicado como causa potencial de desregulación metabólica al alterar el momento de la ingesta de alimentos. Las ratas expuestas a ella desarrollaron intolerancia a la glucosa, mostrando un nivel elevado de azúcar e insulina en sangre.

En otro estudio se comprobó que los ratones expuestos a una luz blanca tenue nocturna de brillo mínimo durante 4 semanas presentaban un aumento de la masa corporal y una reducción de la tolerancia a la glucosa en comparación con los animales cuyo entorno estaba completamente oscuro por la noche, a pesar de tener un consumo y un gasto energético aproximadamente equivalentes.

También se han encontrado asociaciones entre la luz artificial externa y los problemas de salud en los seres humanos. Un estudio sobre trabajadores en turno de noche descubrió que los expuestos a una iluminación más brillante eran más propensos a tener ritmos circadianos alterados, así como un mayor riesgo de enfermedad coronaria.

Otra investigación descubrió que una mayor exposición se asociaba con un aumento del 13% y del 22% en la probabilidad de tener sobrepeso y obesidad, respectivamente, mientras que la exposición a la luz artificial en el dormitorio se asociaba positivamente con el desarrollo de diabetes en personas mayores.

Un estudio más realizado en el sur de la India, que utilizó imágenes de satélite para trazar un mapa de la contaminación lumínica y lo comparó con los datos de los marcadores de salud general de los adultos de la región, reveló el impacto potencial de la luz artificial en el exterior. Con el aumento de la intensidad se produjo el correspondiente incremento del índice de masa corporal (IMC), la presión arterial sistólica y los niveles de colesterol "malo" (LDL) en la población expuesta.

El estudio utilizó datos del Estudio de Vigilancia de Enfermedades No Transmisibles de China, una muestra representativa de la población general de China tomada en 2010 en 162 lugares del país. Participaron 98.658 adultos, a los que se entrevistó para recoger información demográfica, médica, sobre los ingresos del hogar, el estilo de vida, la educación y los antecedentes familiares. La edad media de los participantes era de 42,7 años y aproximadamente la mitad eran mujeres.

Se midió el peso y la altura de los participantes para calcular el IMC, y se tomaron muestras de sangre para obtener los niveles de glucosa sérica en ayunas y posprandial (después de las comidas), así como la hemoglobina glicosilada (HbA1c). Se trata de una forma de glucosa unida a la hemoglobina en los glóbulos rojos que actúa como una media móvil del azúcar en sangre durante las 8 a 12 semanas anteriores.

A los participantes de cada lugar del estudio se les asignó un nivel medio de exposición a la luz artificial en exteriores para ese lugar, utilizando datos de imágenes nocturnas de la superficie de la Tierra procedentes del Programa de Satélites Meteorológicos de Defensa de los Estados Unidos (DMSP).

Los niveles de exposición se ordenaron de menor a mayor y se agruparon en cinco quintiles (grupos del 20% de mayor a menor), siendo la mediana de la intensidad luminosa en el quintil más alto 69 veces mayor que en el más bajo.

La intensidad de la luz exterior variaba sustancialmente en toda China, ya que la mayoría de las zonas estaban expuestas a una luz de baja intensidad, mientras que las intensidades más altas convergían en las ciudades costeras del este.

Los participantes que vivían en zonas con los quintiles más altos de luz exterior tenían más probabilidades de ser mayores, tener un IMC y unos ingresos familiares más altos y vivir en una zona urbana. Por el contrario, los de las zonas de los quintiles más bajos declararon tener mayores niveles de actividad física pero menos años de educación.

El estudio descubrió que el quintil más alto de exposición se asoció con un aumento relativo del 28% en la prevalencia de la diabetes que en las zonas del quintil más bajo. La exposición crónica residencial al aire libre se asoció positivamente con los niveles de glucosa en sangre, la resistencia a la insulina y la prevalencia de la diabetes, y se asoció inversamente con la función de las células beta, incluso después de ajustar muchos factores importantes de riesgo de la diabetes.

De media, por cada 42 personas que viven en regiones en el quintil más alto de exposición a la luz artificial, hay un caso más de diabetes que no se habría producido si esos individuos hubieran vivido en zonas en el quintil más bajo. Aunque la asociación entre la exposición a la luz y la diabetes podría no ser tan fuerte como con factores de riesgo más conocidos, la ubicuidad de la luz artificial exterior significa que la escala de exposición de la población es enorme.

Estos resultados contribuyen a un creciente conjunto de pruebas que sugieren que la luz artificial externa es perjudicial para la salud y demuestran que puede ser un nuevo factor de riesgo potencial para la diabetes. Los autores concluyen que "se necesitan más estudios que incluyan la medición directa de la exposición individual a la luz artificial exterior para confirmar si su relación con la diabetes es causal".

Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.