Las alteraciones del microbioma vaginal causan vaginosis bacteriana a casi el 30 % de las mujeres en edad reproductiva

La vaginosis, además, duplica el riesgo con respecto a otras infecciones de transmisión sexual, incluido el VIH, y aumenta la posibilidad de parto prematuro en mujeres embarazadas.

Muchos estudios se han venido centrando en el microbioma del intestino humano, pero cada vez se hace necesario prestar la misma atención a una comunidad bacteriana, a menudo ignorada, como es la que se encuentra en la vagina de las mujeres. Y es que las alteraciones del microbioma vaginal causan ...

Muchos estudios se han venido centrando en el microbioma del intestino humano, pero cada vez se hace necesario prestar la misma atención a una comunidad bacteriana, a menudo ignorada, como es la que se encuentra en la vagina de las mujeres. Y es que las alteraciones del microbioma vaginal causan vaginosis bacteriana (VB) a casi el 30 % de las mujeres en edad reproductiva en todo el mundo.

Además, la VB duplica el riesgo de muchas infecciones de transmisión sexual, incluido el VIH, y aumenta la posibilidad de parto prematuro en mujeres embarazadas, que es la segunda causa principal de muerte en recién nacidos.

Actualmente, esta patología se trata con antibióticos, pero, con frecuencia reaparece y puede provocar complicaciones más graves, como la enfermedad pélvica inflamatoria e incluso la infertilidad. En cuanto al tratamiento, los investigadores también se topan con obstáculos a la hora de realizar ensayos clínicos dado que el microbioma vaginal humano es radicalmente diferente al de los modelos animales comunes. Los estudios han encontrado que las bacterias Lactobacilli comprenden más del 70 % del microbioma vaginal humano sano, pero menos del 1 % del microbioma vaginal coincide con el de otros mamíferos.

´Chip vaginal´

Para hacer frente a este problema, investigadores del Instituto Wyss de la Universidad de Harvard (EEUU) han diseñado un nuevo ´organ chip´ que replica el microambiente del tejido vaginal humano, incluido su microbioma in vitro. Compuesto por epitelio vaginal humano y células de tejido conectivo subyacentes, este chip reproduce muchas de las características fisiológicas de la vagina y puede inocularse con diferentes cepas de bacterias para estudiar sus efectos en la salud del órgano.

"La creación de herramientas para estudiar la fisiología femenina humana se está quedando atrás", subrayó el autor principal, Dr. Don Ingber, director y fundador del Instituto Wys.

Por tanto, el objetivo del trabajo, publicado en la revista ´Microbiome´ radicó en crear un tratamiento bioterapéutico para la VB y trasladarlo a ensayos clínicos en humanos para disminuir las infecciones del tracto reproductivo, las complicaciones prenatales y las tasas de mortalidad infantil. particularmente en países de bajos recursos. "El proyecto de nuestro equipo fue crear un chip vaginal humano para ayudar en el desarrollo y prueba de nuevas terapias para la VB", explicó el coautor Aakanksha Gulati, investigador postdoctoral en el Instituto Wyss.

El equipo ahora está utilizando este chip, según explicaron, para probar nuevos tratamientos para la VB a fin de identificar terapias efectivas que puedan avanzar a ensayos clínicos. Además, están volcados en lograr la integración de células inmunitarias en el chip para estudiar cómo el microbioma vaginal podría impulsar respuestas sistémicas del sistema inmunitario.

Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.