Los efectos microbianos de desastres naturales incrementan la exposición a enfermedades infecciosas

Las secuelas microbianas de fenómenos atmosféricos como huracanes y tormentas son inevitables, por ello se recomienda aumentar la conciencia sobre los riesgos que acarrean para la salud humana y prepararse mejor en el futuro.

Los efectos microbianos de desastres naturales como tormentas y huracanes no solo tienen efectos durante su presencia sino también a largo plazo para las poblaciones, incrementando la exposición a enfermedades infecciosas y provocando el deterioro de los alimentos. Sobre estas secuelas la Sociedad Americana de Microbiología (ASM, por sus siglas ...

Los efectos microbianos de desastres naturales como tormentas y huracanes no solo tienen efectos durante su presencia sino también a largo plazo para las poblaciones, incrementando la exposición a enfermedades infecciosas y provocando el deterioro de los alimentos. Sobre estas secuelas la Sociedad Americana de Microbiología (ASM, por sus siglas en inglés) ha publicado un trabajo en el que, entre otros aspectos, se analiza cómo estos fenómenos de la naturaleza mueven microorganismos que pueden llegar a representar una amenaza para la salud humana, lo que aumenta el riesgo de exposición a enfermedades infecciosas.

Según dicho estudio, los huracanes pueden provocar el resurgimiento de microbios que causan enfermedades humanas, contaminan los alimentos y deterioran la calidad del agua. Las precipitaciones extremas forman aguas estancadas y contaminadas, que contienen sedimentos, escombros y desechos que albergan coliformes fecales y enteropatógenos.

Estas condiciones peligrosas son causadas en parte por sistemas de agua que funcionan de manera inadecuada y tanques sépticos desbordados. Por ejemplo, se detectaron bacterias asociadas con las heces de humanos y animales en los ríos después del huracán Harvey y en las inundaciones de los huracanes Rita y Katrina.

Variedad de patologías

Un mayor riesgo de exposición a enteropatógenos puede provocar enfermedades gastrointestinales agudas como la gastroenteritis. Brotes de gastroenteritis viral se han detectado en refugios cuando la gente buscaba refugio de las tormentas. Los brotes de virus como los norovirus pueden ocurrir en los refugios a través de alimentos, agua o superficies contaminadas.

Durante la limpieza inicial después de un huracán, las personas corren un mayor riesgo de sufrir cortes, raspaduras, heridas punzantes, abrasiones y quemaduras. Estas lesiones menores crean puntos de entrada para patógenos que pueden causar enfermedades del tipo de la fascitis necrotizante, que se vinculó con la exposición a Streptococcus pyogenes en las inundaciones del huracán Harvey en Houston, Texas en 2017 , o el aumento informado de casos de Vibrio vulnificus. después del huracán Ian en Florida de este año.

La leptospirosis es una enfermedad bacteriana que afecta tanto a animales como a personas. Es otro patógeno que se asocia comúnmente con el agua de inundación contaminada. Esta enfermedad es causada por espiroquetas del género Leptospiray aumentos en la incidencia después de huracanes o inundaciones. La exposición a la leptospirosis ocurre a través de heridas en la piel al caminar sobre agua de inundación, limpiar áreas inundadas, quitar lodo o usar agua contaminada con orina de animales infectados. Esta enfermedad causa fiebre, dolores de cabeza y de cuerpo, y los casos graves conducen a la muerte. Los casos sospechosos de leptospirosis aumentaron en Puerto Rico después del huracán Fiona el pasado mes de septiembre.

Por otra parte, alimentar a una familia de manera segura después de huracanes o tormentas es un desafío sin electricidad, agua corriente limpia, almacenamiento adecuado de alimentos y fuentes de alimentos frescos. Por ello se recomienda almacenar suficientes alimentos no perecederos en un lugar seguro para preservar una fuente segura de alimentos si se corta la energía durante dichos fenómenos.

"Una vez concluida la temporada activa de huracanes es un buen momento para considerar mejoras en los planes de emergencia. Los huracanes y sus secuelas microbianas son inevitables, pero es posible aumentar la conciencia sobre los riesgos y prepararse mejor para ellos en el futuro", concluye el estudio de la ASM.

Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.