El tabaquismo aumenta la probabilidad de pérdida de memoria en la edad madura

El riesgo es mayor entre los 45 y los 59 años, segmento de edad en el que abandonar el hábito puede reportar más beneficios.

Un nuevo estudio de la Universidad Estatal de Ohio revela que los fumadores de edad madura experimentan episodios de pérdida de memoria y de confusión, con mayor frecuencia que los no fumadores. En contraste, los fumadores en este rango de edad que abandonaron el hábito recientemente presentaron menor riesgo de ...

Un nuevo estudio de la Universidad Estatal de Ohio revela que los fumadores de edad madura experimentan episodios de pérdida de memoria y de confusión, con mayor frecuencia que los no fumadores. En contraste, los fumadores en este rango de edad que abandonaron el hábito recientemente presentaron menor riesgo de declive cognitivo. Los hallazgos son consistentes con la noción de que fumar promueve la enfermedad de Alzheimer y otros tipos de demencia, ofreciendo la oportunidad de identificar de manera precoz los signos de deterioro neurológico.

Así lo afirma Jenna Rajczyk, co-autora del estudio, quien prosigue indicando que el beneficio de abandonar el tabaco no se circunscribe sólo a la salud pulmonar o a la cardiovascular, sino que es también extensible a la cerebral. La más significativa asociación entre tabaquismo y pérdida de memoria fue hallada en el segmento de los 45 a los 59 años. En contraste con esta subpoblación, los fumadores de mayor edad no experimentaron mejoras tras dejar de fumar. Los actuales resultado son producto del análisis de los datos de más de 135.000 personas mayores de 45 años, fumadoras o que habían abandonado el hábito, ya fuera recientemente o años atrás. El riesgo cognitivo decreció con el número de años transcurridos desde el abandono. Mientras que los fumadores presentaron un riesgo casi dos veces mayor que los no fumadores, éste fue sólo 1.5 veces mayor a los 10 años de dejar de fumar. Rajczyk afirma que este es el primer estudio en examinar la relación entre tabaquismo y declive cognitivo mediante un formulario de una única pregunta. La implementación clínica rutinaria de esta sencilla evaluación podría ser ventajosa frente a los complejos formularios frecuentemente usados, concluye la investigadora.

Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.