Altos niveles de anticuerpos IgA en las vías respiratorias protegen durante meses contra la infección por SARS-CoV-2

Investigadores defienden que una vacuna nasal pueda generar respuestas inmunitarias en las mucosas similares a las que se observan después de la infección por SARS-CoV-2 y, por lo tanto, bloquear la cadena de transmisión.

Los anticuerpos en la sangre protegen de enfermedades graves, pero si el objetivo es limitar la infección, la transmisión viral y la aparición de nuevas variantes del SARS-CoV-2, es necesario reforzar la inmunidad en la superficie de la mucosa, que es el punto de entrada viral. Así lo exponen investigadores ...

Los anticuerpos en la sangre protegen de enfermedades graves, pero si el objetivo es limitar la infección, la transmisión viral y la aparición de nuevas variantes del SARS-CoV-2, es necesario reforzar la inmunidad en la superficie de la mucosa, que es el punto de entrada viral. Así lo exponen investigadores del Instituto Karolinska (Suecia) en estudio publicado en ´The Lancet Infectious Diseases´ en el que se defiende la tesis de que altos niveles de anticuerpos IgA en la mucosa de las vías respiratorias protegen contra la infección por SARS-CoV-2 durante al menos ocho meses.

El estudio, denominado COMMUNITY reclutó a 2.149 trabajadores de la salud en la primavera de 2020 en el Hospital Danderyd, Suecia. Desde entonces, se ha seguido a estos participantes y sus respuestas inmunitarias contra el SARS-CoV-2 mediante muestras periódicas de sangre y vías respiratorias junto con pruebas de PCR.

Un subestudio realizado durante enero y febrero de 2022 que evaluó a 338 trabajadores de la salud vacunados triplemente para detectar la infección por SARS-CoV-2 encontró que los participantes con anticuerpos IgA mucosos altos (cuartil superior) en las vías respiratorias tenían la mitad del riesgo de infectarse con la variante Ómicron en comparación con aquellos sin o con niveles bajos de anticuerpos en las vías respiratorias. Y es que los participantes infectados con Ómicron tenían un aumento de más de 40 veces en los anticuerpos IgA de la mucosa, incluso si la infección era leve

Duración de la protección

Los investigadores ahora han continuado el seguimiento de estos participantes y encontraron que la protección se mantiene, al menos, durante ocho meses. En concreto, el estudio de seguimiento actual revela una buena durabilidad de estos anticuerpos, y la mayoría de los participantes todavía tienen niveles de protección siete meses después de la infección. Aquellos que estaban infectados con las variantes BA.1 o BA.2 de Ómicron tenían un riesgo 90 por ciento menor de volver a infectarse con la variante BA.5 de Omicron.

Los investigadores también observaron el impacto de las infecciones repetidas y encontraron que los participantes con una infección previa por SARS-CoV-2 generaron una respuesta inmune de la mucosa más fuerte a la infección por Ómicron.

"Los resultados muestran que es posible recordar respuestas protectoras y duraderas de anticuerpos IgA de la mucosa en las vías respiratorias, y que estas respuestas aumentan con el número de infecciones. Aunque estos hallazgos no son sorprendentes, son importantes para el desarrollo de vacunas nasales", expuso la Dra. Ulrika Marking, estudiante de doctorado en el Instituto Karolinska y primera autora del artículo.

Los resultados de este estudio aumentan la esperanza sobre la viabilidad de futuras plataformas de vacunas nasales para proteger contra la infección. "La esperanza es que una vacuna nasal pueda generar respuestas inmunitarias en las mucosas similares a las que se observan después de la infección y, por lo tanto, bloquear la cadena de transmisión", señaló la Dra. Charlotte Thalin, profesora asociada en el Departamento de Ciencias Clínicas, Hospital Danderyd , Instituto Karolinska.

Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.