Mucolíticos, eficaces para proteger tus pulmones tras una gripe

Como mucolítico antioxidante, la acetilcisteína (NAC) contribuye al proceso curativo de las agresiones virales, ejerciendo protección pulmonar y ayudando a expulsar y disminuir el moco ocasionado por la infección.

Nos encontramos en la época del año en la que se registran mayores índices de resfriados y gripes estacionales. Muchos de estos virus son altamente contagiosos y causan infecciones en los pulmones. Para frenar la evolución de estas infecciones respiratorias víricas y, por consiguiente, ayudar a una recuperación más rápida de ...

Nos encontramos en la época del año en la que se registran mayores índices de resfriados y gripes estacionales. Muchos de estos virus son altamente contagiosos y causan infecciones en los pulmones.

Para frenar la evolución de estas infecciones respiratorias víricas y, por consiguiente, ayudar a una recuperación más rápida de la actividad cotidiana, los mucolíticos como la acetilcisteína devienen un tratamiento clave. Con su acción antioxidante, este tipo de tratamientos cuidan de la salud pulmonar reforzando las defensas naturales y restaurando las vías respiratorias.

Reforzar las defensas naturales de tus pulmones, imprescindible para el proceso curativo

En situaciones normales, el aparato respiratorio sufre un estrés oxidativo que es controlado por los mecanismos de defensa propios del organismo. En cambio, en afecciones respiratorias en las que la carga del estrés oxidativo es mayor, es imprescindible fortalecer el sistema respiratorio y proteger los pulmones.

Por su carácter reductor, la acetilcisteína también ejerce una acción antioxidante actuando directamente sobre los radicales oxidantes. Además, actúa como precursor en la síntesis de glutatión, un importante antioxidante natural. En consecuencia, deviene un tratamiento idóneo ejerciendo una protección pulmonar en aquellos pacientes que cursen con patología respiratorias.

En este sentido, los tratamientos mucolíticos como la NAC aportan beneficios clínicos y previenen los daños en importantes componentes celulares, salvaguardando así las células pulmonares.

Necesitas favorecer la expulsión del moco

Aparte de ser una buena aliada para restaurar el desequilibrio ocasionado por la oxidación, la acetilcisteína también disminuye la viscosidad del moco que se queda acumulado en el sistema respiratorio tras una infección viral y facilita su expulsión. En este contexto, la acetilcisteína logra fluidificar el moco, movilizarlo y eliminarlo, así como favorecer el aclaramiento mucociliar.

Si un proceso catarral o gripal se trata y cura mal, puede llegar a desencadenar patologías respiratorias más complejas. Por ello, y más en esta época del año en que las infecciones virales y otras patologías respiratorias que cursan con mucosidad o hipersecreción de moco predominan, es importante tener en cuenta tratamientos como la acetilcisteína, que además de su acción mucolítica también tiene propiedades antioxidantes.

Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.