La terapia grupal, eficaz para aliviar la ansiedad y la depresión en pacientes cardíacos

La terapia cognitiva conductual grupal puede resultar una intervención prometedora en pacientes con afecciones cardiovasculares y que, además, sufran angustia psicológica por su enfermedad.

Aproximadamente el 20 % de los pacientes cardíacos muestran signos de angustia psicológica que se traducen en palpitaciones y molestias en el pecho, muchas veces difíciles de distinguir de síntomas cardíacos. Ello puede conducir a un círculo vicioso, con más angustia que podría limitar la capacidad del paciente para llevar ...

Aproximadamente el 20 % de los pacientes cardíacos muestran signos de angustia psicológica que se traducen en palpitaciones y molestias en el pecho, muchas veces difíciles de distinguir de síntomas cardíacos. Ello puede conducir a un círculo vicioso, con más angustia que podría limitar la capacidad del paciente para llevar una vida normal en el hogar y el trabajo.

Para aliviar este tipo de situaciones, se ha llevado a cabo un estudio sobre los efectos de la terapia cognitiva conductual (TCC) como complemento a la rehabilitación cardíaca habitual, cuyos resultados han sido publicados en la revista de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC, por sus siglas en inglés.

La portavoz de la ESC, la profesora Christi Deaton, de la Universidad de Cambridge, Reino Unido, explicó la importancia de este estudio. "Demuestra el valor de las intervenciones para la angustia psicológica, y que las enfermeras pueden administrar una TCC grupal breve dentro de los programas de rehabilitación cardíaca existentes con efectos positivos y significativos en los resultados. Asimismo, documenta la importancia de individualizar los programas de rehabilitación para satisfacer las necesidades de los diferentes grupos de pacientes. Los resultados de este estudio y otros muestran que la TCC grupal es una intervención prometedora en pacientes con afecciones cardiovasculares y angustia psicológica".

Terapia y rehabilitación cardíaca

El estudio incluyó a 147 pacientes cardíacos en edad laboral con angustia psicológica, que se definió como una puntuación de 8 o más en la Escala de Ansiedad y Depresión Hospitalaria. La edad promedio fue de 54 años y el 67% eran hombres. Los participantes se asignaron al azar a cinco sesiones de TCC grupal más rehabilitación cardíaca habitual (grupo TCC) o rehabilitación cardíaca sola (grupo control). Se excluyeron aquellos con angustia severa o un diagnóstico psiquiátrico.

La rehabilitación cardíaca se brindó durante 8 semanas, con dos sesiones grupales de 90 minutos por semana. Las sesiones incluyeron ejercicio, ajuste de medicamentos y educación sobre dieta, tabaquismo, actividad física, peso corporal, azúcar en la sangre, presión arterial, lípidos en la sangre y problemas psicológicos.

En total, se realizaron cinco sesiones de 2 horas cada una para grupos de 3 a 4 pacientes. En la primera sesión, los pacientes aclararon sus valores, por ejemplo, la familia y el trabajo, y relataron dificultades causadas por enfermedades del corazón, como falta de sueño y agotamiento. La segunda incluyó una revisión del círculo de ansiedad, donde una amenaza puede causar reacciones físicas y pensamientos catastróficos, seguida de una discusión sobre estrategias de afrontamiento, como exposición gradual a situaciones llenas de ansiedad y ejercicios de respiración para calmar el sistema nervioso.

En la tercera sesión se abordó el análisis y las consecuencias del comportamiento actual. Por ejemplo, trabajar 50 horas a la semana puede brindar satisfacción a corto plazo, pero dejar tiempo insuficiente para recuperarse de una afección cardíaca, lo que podría tener implicaciones graves a largo plazo. La cuarta se centró en las estrategias para hacer frente a las preocupaciones. Si bien la preocupación puede conducir a la resolución de problemas, también puede llevar a pensar demasiado y a que los pacientes aprendan un comportamiento más constructivo. Finalmente, en la última, los pacientes vieron cómo habían cambiado sus estrategias de afrontamiento a lo largo del curso, aprendieron cómo hacer un uso óptimo de sus fortalezas y recibieron un plan de mantenimiento individual para enfrentar futuras angustias.

Los integrantes del grupo de terapia expresaron su alivio al compartir su situación con otras personas que se enfrentaban a los mismos problemas.

"Los hallazgos indican que todos los pacientes que asisten a rehabilitación cardíaca deben ser examinados para detectar problemas psicológicos y ofrecer TCC si es necesario. Aprendieron a evaluar y desafiar sus propios pensamientos, por ejemplo, puede haber otras razones por las que mi corazón late más rápido que el hecho de que me estoy muriendo, y las enfermeras les ayudaron a distinguir entre los síntomas cardíacos y psicológicos. Asimismo, se dieron cuenta de que pueden elegir cuánta atención prestar a un pensamiento, y en lugar de entrar en el pensamiento (fusión con él), pueden mantener la distancia (defusión) y dejar pasar los pensamientos", explicó, por su parte, la autora del estudio, Annette Holdgaard, enfermera del Hospital Universitario de Copenhague, Bispebjerg y Frederiksberg (Dinamarca).

Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.