Hallan un trastorno genético que causa vulnerabilidad ante las infecciones oportunistas

Aproximadamente la mitad de los pacientes con inmunodeficiencias primarias todavía carecen de un diagnóstico genético que pueda ayudarles a evitar enfermedades debilitantes y la muerte.

Las inmunodeficiencias primarias son entendidas como defectos genéticos caracterizados por una mayor vulnerabilidad frente a enfermedades infecciosas, autoinmunidad, trastornos antiinflamatorios, alergia y, en algunos casos, cáncer. Hasta la fecha, se han identificado 485 diferentes. Ahora se cree que ocurren en uno de cada 1.000 a 5.000 nacimientos, lo que los ...

Las inmunodeficiencias primarias son entendidas como defectos genéticos caracterizados por una mayor vulnerabilidad frente a enfermedades infecciosas, autoinmunidad, trastornos antiinflamatorios, alergia y, en algunos casos, cáncer. Hasta la fecha, se han identificado 485 diferentes. Ahora se cree que ocurren en uno de cada 1.000 a 5.000 nacimientos, lo que los hace tan frecuentes como otros trastornos genéticos, como la fibrosis quística y la distrofia muscular de Duchene.

A pesar de los avances médicos en la materia, aproximadamente la mitad de los pacientes con dichas inmunodeficiencias todavía carecen de un diagnóstico genético que pueda ayudarles a evitar enfermedades debilitantes y la muerte.

Efecto "multimórfico"

Un paso adelante se ha dado recientemente en este terreno, gracias a un consorcio internacional codirigido por el inmunogenetista del Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt, Rubén Martínez-Barricarte, que ha logrado detectar un nuevo trastorno genético que causa inmunodeficiencia y una profunda vulnerabilidad a infecciones oportunistas, incluida una neumonía fúngica potencialmente mortal.

El hallazgo, que ha sido publicado en la revista ´Science Immunology´, identifica el error, una mutación en el gen de la proteína IRF4, un factor de transcripción fundamental para el desarrollo y la función de los glóbulos blancos B y T, así como de otras células inmunitarias. Los investigadores estudiaron a siete pacientes de seis familias no relacionadas entre sí con inmunodeficiencia combinada profunda que experimentaron infecciones graves y recurrentes, incluida la neumonía causada por el hongo Pneumocystis jirovecii . Cada paciente tenía la misma mutación en el dominio de unión al ADN de IRF4.

Los autores de este trabajo también descubrieron que dicha mutación tenía un efecto "multimórfico" perjudicial para la activación y diferenciación de las células inmunitarias.

"Mientras que el mutante IRF4 se une al ADN con mayor afinidad que la forma nativa de la proteína (de forma hipermórfica), su actividad transcripcional en genes canónicos comunes se reduce (hipomórfica) y se une a otros sitios de ADN (de forma neomórfica). forma), alterando el perfil de expresión génica normal de la proteína", explicaron. "Esta actividad multimórfica es un nuevo mecanismo para la enfermedad humana. Anticipamos que las variantes con actividad multimórfica pueden estar más extendidas en la salud y la enfermedad", concluyeron los investigadores.

Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.