"Si se aprovechara más el valor de las farmacias y nuestros conocimientos, creo que se podría disminuir el gasto de sanidad"

¿Cómo ha evolucionado el papel del farmacéutico? ¿Hacia dónde se dirige la farmacia como espacio de salud? En a pie de calle, siempre en contacto directo con los profesionales del sector, buscamos respuestas a estas y otras preguntas clave.

Cristina Rico (Málaga) Nos trasladamos al centro de Málaga para conocer a Cristina, una boticaria que vive por y para la farmacia. No en vano, lo lleva en la sangre. Cristina ha tomado el testigo de una tradición familiar de más de 200 años: "Mi farmacia abrió sus puertas en Málaga ...

Cristina Rico (Málaga)

Nos trasladamos al centro de Málaga para conocer a Cristina, una boticaria que vive por y para la farmacia. No en vano, lo lleva en la sangre. Cristina ha tomado el testigo de una tradición familiar de más de 200 años: "Mi farmacia abrió sus puertas en Málaga en 1830, y lleva en el mismo sitio, en la calle Puerta del Mar 5-7, desde 1868". Sus primeras palabras acrecientan nuestra curiosidad por conocer su historia. "Mis padres y hermanos son farmacéuticos. He crecido entre medicinas y formulación magistral. He hecho mis deberes del colegio en la rebotica", prosigue.

Sonriente y entregada, Cristina es una apasionada de su trabajo: "De mi profesión me gusta todo, tenemos conocimientos de todos los campos de la salud. Si tuviera que destacar algo, sería la cercanía con el paciente. Somos el pilar fundamental de la salud".

Ella, mejor que nadie, ha visto cómo ha cambiado la antigua botica, al tiempo que lo ha hecho la Málaga más turística. Y el centro de la capital de la Costa del Sol también tiene mucho que decir de la farmacia de Cristina: de estar habitado por gente de toda la vida a convertirse en un conglomerado de oficinas. "Con estas características no tenemos un perfil fijo, es muy ecléctico y variado", reflexiona.

El pasado verano, las farmacias de Málaga triplicaron las ventas de test de antígenos ante el aumento de la Covid-19. ¿Cómo se vive el coronavirus en una botica en pleno centro de Málaga que solo entre junio y agosto recibió casi dos millones de visitantes? "Nos convertimos en actores esenciales para salir adelante. No en vano, éramos el único vínculo de los ciudadanos con la sanidad al permanecer abiertos; la cruz verde que no se apaga".

Y es que la farmacia comunitaria ha demostrado una vez más su esencialidad. "La farmacia, en los últimos años, ha experimentado grandes cambios, vamos por el camino de los servicios, de la atención farmacéutica. Siempre buscando la unión y la proximidad con el paciente".

Así, mientras que el medicamento sigue siendo la razón de la farmacia, cada vez toman más peso otros aspectos: "El precio fijo del medicamento nos da seriedad, por eso se dispensa más y se aprecia más el consejo del profesional farmacéutico". Un consejo fundamentado en el conocimiento científico, y una prestación basada en la excelencia. ¿Cómo hacer rentables los servicios complementarios? "Todos deberían estar remunerados porque conllevan esfuerzo y tiempo", afirma Cristina, y añade: "Para no especular con ellos, se debería fijar un precio por el servicio. Estos servicios ayudarían a descongestionar los servicios ambulatorios, los centros de salud y las urgencias de los hospitales". Los datos así lo atestiguan: solo el seguimiento farmacoterapéutico supone un ahorro de 273 euros por paciente y año. "Estoy convencida de que podríamos aportar mucho más a la sociedad y a nuestra sanidad. Si se aprovechara más el valor de las farmacias y nuestros conocimientos, creo que se podría disminuir el gasto de sanidad", asegura.

Toda una declaración de intenciones. "El futuro del sector se dirige hacia los servicios y la especialización. Ponernos en valor y potenciar la comunicación con el médico. Todo ello sin perder nunca de vista al paciente, que es nuestra prioridad", remarca Cristina.

Nuestros Podcasts
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.