La lactancia reduce el riesgo de leucemia infantil


21-07-2015

Los anticuerpos y células inmunitarias podrían contribuir al efecto protector.

Aunque la relación entre lactancia y riesgo de leucemia en la infancia ya había sido investigada con anterioridad, los estudios realizados habían sido pequeños y los resultados contradictorios. Ahora, investigadores de la Universidad de Haifa, dirigidos por Efrat L. Amitay, han llevado a cabo un metanálisis sobre 18 estudios publicados ...

Aunque la relación entre lactancia y riesgo de leucemia en la infancia ya había sido investigada con anterioridad, los estudios realizados habían sido pequeños y los resultados contradictorios. Ahora, investigadores de la Universidad de Haifa, dirigidos por Efrat L. Amitay, han llevado a cabo un metanálisis sobre 18 estudios publicados entre los años 1960 y 2014 que incluyen más de 10,000 casos de leucemia infantil y más de 17,000 individuos control.

La valoración de los datos arrojó una significativa relación inversa entre lactancia y riesgo de leucemia. En comparación con los bebés que habían lactado un máximo de 6 meses, los que lactaron durante períodos superiores mostraron una reducción de riesgo del 17 al 19% a lo largo de toda la infancia. En los 13 estudios del metanálisis realizados en países desarrollados la reducción del riesgo fue similar (16%). El análisis por subgrupos demostró que el beneficio fue significativo en el caso de la leucemia aguda linfática, pero no en la mieloide.

Amitay atribuye esta asociación a la presencia de anticuerpos y de células Natural Killer (NK), que se encuentran en mayor número en los bebés que han lactado, comparado con los no, y que indican un mayor grado de maduración del sistema inmunitario. Además, a través de la lactancia el bebé recibe diariamente millones de células madre (SC) que exhiben propiedades similares a las de las SC embrionarias. La evidencia obtenida en modelos animales demuestra que las SC pasan incólumes por el tracto gastrointestinal y que, a través del sistema vascular, llegan a diversos órganos en los que contribuirían a la inmunidad, según los científicos.



,