publicidad

Invest. y Desarrollo   

identifican asociado

Investigadores de la Universidad de Boston han descubierto que existe un gen, llamado foxf2, que podría aumentar nuestro riesgo de accidente cerebrovascular y la enfermedad de Alzheimer y otras demencias. Dicho hallazgo podría conducir a nuevos medicamentos para estos dos trastornos neurológicos, los más comunes e incapacitantes.

Cuando las personas sufren un accidente cerebrovascular o desarrollan demencia, afecta a sus vidas y, a menudo, a su entorno. Científicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston (EE UU) han encontrado que el gen foxf2 podría ser la causa de estos trastornos neurológicos. Según lo que han publicado en la revista científica The Lancet Neurology, este gen, al dañar los vasos sanguíneos del cerebro, ya que perjudica al flujo sanguíneo, eleva el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular o una demencia.

Este hallazgo podría ayudar en el futuro a la prevención y al tratamiento de los accidentes cerebrovasculares y también a desarrollar mejores tratamientos para la enfermedad de Alzheimer u otras demencias. No hay que olvidar que el accidente cerebrovascular es la principal causa de muerte y discapacidad neurológica en todo el mundo.

Sudha Seshadri, profesora de Neurología de la Universidad de Boston, ha señalado que su estudio ha encontrado “un gen que reduce el tamaño de nuestros vasos sanguíneos, lo que hace aumentar la probabilidad de un accidente cerebrovascular isquémico”. “Además, algunos genes pueden estar asociados tanto con un accidente cerebrovascular isquémico como hemorrágico [cuando hay sangrado en el cerebro]. Los hallazgos son esenciales para el desarrollo de nuevas estrategias terapéuticas y preventivas para abordar las causas de los accidentes cerebrovasculares”, ha indicado. De acuerdo con estos investigadores, la enfermedad de los vasos pequeños no sólo puede provocar un accidente cerebrovascular, es también un factor importante para el desarrollo de la demencia y la depresión.

Estudios anteriores tratan de cómo los genes contribuyen al endurecimiento de nuestras arterias, lo que se conoce como aterosclerosis. Se pueden producir entonces coágulos de sangre y derivar en un accidente cerebrovascular isquémico. Se ha identificado otro grupo de genes que podría estar asociado a los accidentes cerebrovasculares hemorrágicos. Para hallar el gen foxf2, los científicos de la Universidad de Boston han llevado a cabo un estudio de asociación de todo el genoma para investigar la variación genética en el ADN de las personas que habían sufrido un accidente cerebrovascular. Igualmente han realizado un meta-análisis de gran cantidad de datos de estudios anteriores. 


Seguir leyendo...

por Publimas Digital,S.L.


Artículos relacionados
Copyright © 2018 - All Rights Reserved - EDIMICROS Programación y Web : webmaster@publimasdigital.com. La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación. https://www.imfarmacias.es/ está inscrita el 30/05/2012, como soporte válido en el Registro de la Generalitat de Catalunya, Departamento de Salud.