publicidad

Farmacia Comunitaria   

necesidad sociedad m

Hay una nueva necesidad social. La farmacia se tendrá que adaptar a ella y comprobar que los medicamentos que prescribe el médico sean necesarios, efectivos y seguros. El seguimiento farmacoterapéutico es, según  Miguel Ángel Gastelurrutia, el eje del futuro de la profesión. Es un servicio que da contenido por sí mismo a una profesión, por lo que debe ser la administración quien lo pague.

La farmacia siempre ha atendido a las necesidades de la población en relación a sus medicamentos. Miguel Ángel Gastelurrutia, farmacéutico comunitario, vocal del COF de Guipúzcoa y patrono de la Fundación Pharmaceutical Care, afirma que asistimos a la tercera era del cambio de la farmacia. De acuerdo con su relato, al principio, no había medicamentos y el farmacéutico los elaboraba individualizadamente. Cuando surge la Revolución Industrial, empieza a haber industria farmacéutica. Cambia la necesidad a dar el mayor número de medicamentos al mayor número de personas. En los últimos dos siglos, la necesidad en un momento determinado era ésa.

El farmacéutico ahí se hizo imprescindible, con un sistema de guardias, de distribución, de ordenación, de planificación. Todo el mundo tenía una farmacia cercana. “Pero ésa empieza a no ser ya una necesidad social. Nos vaticinan que puede que en un futuro hasta se acaben distribuyendo medicamentos por drones. Parece ciencia ficción”, apunta Gastelurrutia. “La logística se está viendo superada. La necesidad de la sociedad, hoy, es que esos medicamentos, que prescribe el médico, sean necesarios, sean efectivos y sean seguros. Y ése es el papel que tiene que tener la farmacia”, destaca. A su parecer, si la farmacia no se adapta a esa nueva necesidad social, se hundirá.

“No sé si es una revolución, una evolución acorde con las necesidades sociales o una nueva profesión”, confiesa. Recuerda que los autores Christine M. Nimmo y Ross W. Holland reflexionan sobre esto. La historia de la farmacia es la historia de tres profesiones diferentes: elaboración, distribución y ahora atención. Es decir, seguimiento y acompañamiento de los pacientes. “Tienen en común un profesional, el farmacéutico, y un producto, el medicamento. Pero nada más”, argumenta Gastelurrutia. Este farmacéutico hace hincapié en que hay que intentar mantener la dispensación de medicamentos, profesionalizada, bien hecha. “Es lo que nos une al medicamento. La indicación farmacéutica tiene y va a tener un papel más importante. Va a ser una forma de atender patologías menores de los pacientes descongestionando los centros de Salud, de una manera más importante de lo que se realiza ahora”, declara.

Cuestionado por los servicios profesionales, Gastelurrutia considera que lo que dará contenido a la profesión será el seguimiento farmacoterapéutico. Éste ha de ser remunerado, que genere rentabilidad. “El seguimiento es la puerta para conseguir el pago por los servicios”, opina. Advierte de que los ingresos derivados de la dispensación van a seguir bajando, por lo que es interesante que haya una Cartera de Servicios. “La alternativa de subsistencia es seguir generando nuevos servicios que conformen una Cartera de Servicios que produzca una rentabilidad y beneficio a los pacientes y ahorro a la Administración”, manifiesta. ¿Quién debe pagar esos servicios? “Depende del tipo de servicios: la Administración, una compañía de seguros, una empresa farmacéutica, el paciente o mediante un copago”, contesta. Gastelurrutia es de los que piensa que el seguimiento farmacoterapéutico debería ser un servicio financiado por la Administración, con o sin copago. (…)

Para leer el artículo completo haz click en el PDF adjunto.


Seguir leyendo...

por Publimas Digital,S.L.


Copyright © 2018 - All Rights Reserved - EDIMICROS Programación y Web : webmaster@publimasdigital.com. La información que figura en esta edición digital está dirigida exclusivamente al profesional destinado a prescribir o dispensar medicamentos por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación. https://www.imfarmacias.es/ está inscrita el 30/05/2012, como soporte válido en el Registro de la Generalitat de Catalunya, Departamento de Salud.