Aproximación a las infecciones cutáneas desde la farmacia

Todos sabemos que la piel es el órgano mas grande de nuestro organismo, y que su principal función es la relación con el exterior.

Por Meritxell Martí, farmacéutica experta en dermatología Todos sabemos que la piel es el órgano mas grande de nuestro organismo, y que su principal función es la relación con el exterior. Tiene cuatro funciones principales: Proteger el organismo del exterior, tanto del medioambiente, como pueden ser las temperaturas adversas, como de ...

Por Meritxell Martí, farmacéutica experta en dermatología

Todos sabemos que la piel es el órgano mas grande de nuestro organismo, y que su principal función es la relación con el exterior. Tiene cuatro funciones principales:

  • Proteger el organismo del exterior, tanto del medioambiente, como pueden ser las temperaturas adversas, como de patógenos o cualquier sustancia que pueda ser dañina.

  • Regular el organismo evitando la deshidratación, pero eliminando sustancias nocivas para mantener el equilibrio y regulando la temperatura corporal.

  • Existen las terminaciones nerviosas que nos aportan el tacto, lo que permite la relación de la persona con el exterior.

  • Síntesis de la vitamina D.

La función de protección la conocemos como `efecto barrera´ de la piel, que evita la penetración de agentes patógenos, tóxicos o nocivos que puedan provocar infecciones en el organismo. Sin embargo, en ocasiones esta función puede verse alterada, y es cuando aumenta el riesgo de infecciones provocadas por bacterias, virus u hongos, que pueden ser de más a menos graves. Siendo abordables desde la farmacia o necesitar consulta médica.

Tipos y tratamiento

Infecciones bacterianas

Ocurre cuando en pequeñas grietas, roturas o erosiones de la piel, o incluso a través de los folículos pilosos, pueden penetrar bacterias. Las más habituales son los esta­ lococos y los estreptococos, siendo el más grave, debido a la resistencia a los antibióticos, el esta­ lococo aureus. Las infecciones bacterianas generalmente comienzan con pequeñas lesiones o rojeces y, entre las más conocidas, encontramos: antrax, ectima, eritrasma, foliculitis, furúnculos, impétigo, linfadenitis, abscesos cutáneos, celulitis, erisipela, linfangitis, heridas infectadas y necrosis cutáneas.

Generalmente se tratan con antibióticos vía tópica, con o sin antibióticos orales. Si se trata de una infección importante es posible que sea necesario el tratamiento parenteral, con hospitalización o no.

Infecciones víricas

Causadas por un virus, suelen ser más graves y permanentes. Ejemplo de ello son el herpes zóster, la varicela, el molusco contagioso, las verrugas, el sarampión y el papiloma. Para su tratamiento es necesario el uso de antivirales, aunque algunas veces se solucionan sin tratamiento, dependiendo de su gravedad.

Para leer el artículo completo haz clic en el PDF adjunto

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Cookie Consent

This website uses cookies or similar technologies, to enhance your browsing experience and provide personalized recommendations. By continuing to use our website, you agree to our Privacy Policy

Nuestros Podcasts